Juan Palop, arquitecto de las nuevas instalaciones era el encargado de abrir el acto protocolario de la inauguración de la nueva Ciudad Deportiva que ocupará un total de 70.000 metros cuadrados y que se compone de dos campos de hierba natural y un tercero de hierba artificial, en el que entrenarán los equipos de base de la UD Las Palmas y que ha intentado ser ecológicamente hablando un ejemplo a seguir.

Posteriormente tomarían la palabra, Augusto Hidalgo, Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, quien alabó la condición de símbolo de la ciudad de la UD.

Pedro Justo Brito, en su condición de presidente accidental del Cabildo de GC, alabó la colaboración entre las distintas instituciones que han posibilitado la ejecución de una obra que va a aumentar el patrimonio de los grancanarios, por la influencia social de la entidad amarilla.

A continuación, Fernando Clavijo, en calidad de presidente en funciones del Gobierno de Canarias, quiso resaltar el esfuerzo y la perseverancia de Miguel Ángel Ramírez y de su equipo de trabajo que han hecho posible la consecución de la obra que hoy se presentaba ante los MMCC.

Miguel Ángel Ramírez era el encargado de poner el punto y final a las alocuciones, recalcando que el montante total de la operación, de 22,5 millones de euros, ha sido sufragado en su totalidad con dinero de la UD Las Palmas, lo que lógicamente afectará a la liquidez del equipo esta temporada y apeló a la colaboración del Ayuntamiento para arreglar los aledaños de Barranco Seco y poder conectar la Ciudad Deportiva con la ciudad.

Tras descubrirse la placa de la nueva Ciudad Deportiva y recibirse la bendición del vicario Hipólito Cabrera, se procedió al recorrido por las distintas estancias de una Ciudad Deportiva espectacular que pretende potenciar la cantera amarilla y brindar al primer equipo de unas condiciones de trabajo a la altura de pocos equipos de Primera y Segunda División.

Miguel Ángel Ramírez: “Hoy es uno de los días más importantes desde que presido a la UD Las Palmas”

Enlace a las declaraciones de Miguel Ángel Ramírez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − uno =