El catalán pudo irse de vacaciones tranquilo gracias a la ventaja de 58 puntos frente a Andrea Dovizioso, segundo en el mundial. Además, parece ser que este año solo él es capaz de controlar la Honda.

Este año Márquez no ha podido repetir la hazaña realizada en el 2014, subir a lo más alto en las nueve primeras carreras, sin embargo ha salido bastante airoso. Con una amplia ventaja de 58 puntos frente al segundo, el de Honda parece no tener un rival claro. La Desmocedici parece tener dificultades para alcanzar al equipo naranja, a pesar de que Dovizioso haya sido bastante constante. Por otro lado, las Yamahas que a principio de temporada se esperaban que estuvieran luchando por las primeras posiciones se han quedado más retrasadas. Todo apunta en un principio a la falta de aceleración y velocidad de la marca nipona.

El español no ha bajado del segundo puesto, exceptuando en su circuito talismán en el que no consiguió puntuar. El mismo piloto afirmó: “Da mucha rabia, sobre todo por ser en un circuito en el que me encuentro cómodo. He tirado 25 puntos, hablando claro». Por ocasiones como estas el piloto se muestra cauteloso ante la segunda parte que comienza este fin de semana. “El comentario de ‘esto está hecho’ lo he escuchado muchas veces este verano, y es el que más odio. Y lo odio porque llevamos nueve carreras, quedan diez. Puede pasar de todo, no estamos ni en el ecuador del campeonato” aseguró el de Cervera en una entrevista.

Imagen vía: Motogp

Ni sus compañeros le pueden batir

Está claro que el equipo japonés ha trabajado incansablemente hasta encontrar una moto que gire y se adapte a las exigencias de Márquez. Sin embargo, esto ha hecho que compañeros suyos como Crutchlow, quien no tiene su misma forma de conducir, tenga dificultades para domar a la bestia nipona. “Yo no puedo inclinar hasta los 66º y no lo haré nunca porque no es mi estilo de pilotaje. Por desgracia, la moto de este año necesita que nos inclinemos más para hacerla girar, pero cuando yo lo hago, me caigo. Marc sabe que nadie puede pilotar la Honda como lo hace él y lo utiliza a su favor. No quiere tener competencia ni amenazas. Es feliz con lo que tiene y demuestra ser inteligente. Marc es un piloto especial, el mejor piloto del mundo, eso lo sabemos todos. Pero que él pueda llevar esa moto no significa que los demás podamos hacer lo mismo”, afirmó el piloto inglés.

Esta desigualdad queda plasmada en el hecho de que la suma de los puntos de todos los corredores de Honda, compañeros del 93, no llega a alcanzar la totalidad de puntos que tiene Márquez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × tres =