Imagen de AS

El galés se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza para Zinedine Zidane, quien públicamente le abría la puerta de salida de par en par, pero que se ha encontrado con la tozudez del futbolista y con la complejidad de encontrar un destino que esté dispuesto a seguir pagándole sus 17 millones de euros limpios de polvo y paja, a pesar de estar muy lejos de estatus de Galáctico con el que llegó en su momento al Real Madrid.

El fichaje de Ivan Santini por el Jiangsu Suning, parece cerrarle las puertas de China al jugador, quien por otra parte no parecía demasiado dispuesto a rebajarse a jugar en el continente asiático a pesar de los 22 millones que estaban dispuestos a pagarle allí, si bien el Real Madrid tampoco parecía estar por la labor de desprenderse del jugador sin recibir ningún tipo de compensación económica.

El galés desembarcaba en el Santiago Bernabéu para lucir el dorsal 11 del mítico Paco Gento el 31 de agosto de 2013, tras abonar alrededor de 99 millones por el entonces jugador del Tottenham Hotspur y lo hacía como uno de los mejores jugadores del mundo, llamado en un futuro a tomar el testigo de CR7 como jugador franquicia de los merengues.

Sin embargo, el paso del tiempo no ha servido para sacar la mejor versión de un Bale que no se ha molestado en integrarse en España y que salvo fugaces apariciones en encuentros clave, como el tanto en la final de Copa del Rey en la que dejó en ridículo a Marc Bartra o en su golazo de chilena en la final de la Champions ante el Liverpool, no ha estado a la altura de lo esperado, hasta el punto de haberse devaluado año a año, hasta el momento actual en el que parece ser imposible encontrarle un destino salvo que abra los ojos y se de cuenta de que su estatus ha cambiado y que ya no tiene el cartel de antaño que le colocaba en el Top5 de los mejores jugadores del mundo

Su agente Jonathan Barnett tampoco es que ayude demasiado ante la perspectiva de renunciar a una nueva comisión millonaria por colocar a su pupilo en otro equipo dispuesto a mantener unos emolumentos a la altura de unos pocos privilegiados.

Un regreso a la Premier League, donde todavía mantiene parte de su condición de súper estrella, es poco probable, ya que cierra el próximo 8 de agosto y no parece que ningún equipo inglés esté dispuesto a correr con los gastos de un sueldo millonario hasta para las acaudaladas cuentas de los equipos británicos.

La única solución pasa porque el jugador despierte de su sueño irreal y acepte su realidad, adaptando su salario a su nueva condición y que por otra parte el Real Madrid considere más que amortizado su fichaje, ya que recibir un traspaso importante por el jugador hoy en día parece estar más cerca de la utopía más absoluta que de la cruda realidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 12 =