Griezmann en el duelo de San Mamés / La Liga

El equipo seguirá ganando partidos pero es innegable que hace mucho tiempo que no despierta admiración por su fútbol. Sólo algunas jugadas aisladas, con Messi casi siempre cómo protagonista, despierta los olés en la grada. Son muchas las diferencias entre el equipo que tenemos ahora y con el que disfrutamos hace ya demasiadas temporadas. Algunos jugadores ya no están, otros tienen más años y kilómetros en las piernas…. pero el problema es más profundo.

Pocos eran los equipos que se atrevían a presionar la salida del balón en la frontal del área. El propio Victor Valdés lo dijo en una entrevista: “Cuando Guardiola me dijo que los centrales vendrían a buscar el balón al pie pensé que estaba loco”. Piqué sigue estando ahí ahora como jefe de la zaga. Tendrá más años pero la calidad es la misma y ha ganado en experiencia. Puyol era todo garra, fuerza y pundonor pero técnicamente era muy limitado, al igual que Mascherano. ¿Acaso UmtitiLenglet tienen algo que envidiarles en el apartado técnico? No están ni Xavi ni Iniesta pero sí Busquets. Tienes a De Jong que es un enorme “pelotero” y en el filial tienes a Riqui Puig que lleva toda su vida jugando con ese libro de estilo. Pero se necesita a un técnico valiente para apostar por esa idea y ese tipo de jugadores y Valverde no lo es. En muchos partidos la posesión del balón es estéril. Muchos toques entre defensas y portero que no hacen más que adormecer el partido. Antes se rifaban muy pocos balones y ahora se ven muchos pelotazos imposibles de cazar.

Es cierto que cuando no está Messi el equipo juega más arropado y defiende mejor. Pero está demostrado que este equipo sin el astro argentino se convierte en un equipo más… y muy predecible. También es culpa del técnico no saber sacar todo el rendimiento posible a sus jugadores. Es cierto que Coutinho no ha salido bien pero también es cierto que NUNCA ha jugado en su posición. Se le ha probado como interior y como extremo cuando es un mediapunta. De Jong es un excelente fichaje pero debería jugar de interior con Busquets como mediocentro para poder explotar todas sus virtudes. Griezmann es un excelente jugador pero si se le usa como recambio de Suárez el francés pierde muchas de sus grandes virtudes, entre ellas la de ser un jugador diferente y decisivo.

De Jong y Lenglet tras el gol del Athletic / Skysports

Pero Valverde no tiene la culpa de todos los males del equipo. En las altas esferas,en los despachos, donde se gestionan todas las decisiones es donde más culpa tienen. El organigrama técnico del club ha cambiado tantas veces que la mayoría de aficionados ya no saben quién está al mando de cada decisión.

La Masía siempre había sido la piedra angular del club. Presumiendo de metodología de trabajo y copiados por muchos. Ahora muchos grandes de Europa vienen a “pescar” en las categoría inferiores y muchos jóvenes talentos hacen las maletas en busca de mejores contratos pero también de más oportunidades ya que ven que el modelo del club ha cambiado y que pocas son las oportunidades que tienen. La cantera pasa por uno de los peores momentos en la historia del club y esto es culpa única y exclusivamente de la gestión. “La Masía no es toca” ni para bien ni para mal.

Pancarta de apoyo a La Masía / Sport

Tras la derrota en el estreno liguero en San Mamés volverá a sonar con insistencia el nombre de Neymar. El carioca decide partidos, algo que por el momento sólo hace Messi. Pero los nombres se ha demostrado que si ganan partidos pero no títulos. A partir de una idea de fútbol y del juego coral es como se logran los objetivos.

Seguiremos ganando partidos, seguiremos ganando títulos. Pero importa y mucho el cómo. Mientras todavía deberemos seguir buscando en la hemeroteca para ver fútbol que nos haga vibrar y disfrutar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − catorce =