La escasez defensiva destroza a un Villarreal goleador | Marca

La falta de refuerzos en la línea defensiva del Villarreal es un problema evidente, así como peligroso. Las salidas de Víctor Ruiz y Álvaro González supuso completar una nueva formación para proteger la portería local, aunque la escasez de fichajes hizo mella en el club amarillo.

La vuelta de Pau Torres, a priori como suplente central, y el fichaje de Raúl Albiol, veterano y buen conocedor de LaLiga, han sido las apuestas de Calleja para revivir Submarino y borrar la surrealista temporada anterior.

De hecho, la plantilla local padeció contra el Granada, recién ascendido a Primera División. La desconfianza de Andrés Fernández y la desatención de Pau y Albiol durante algunos compases del partido dejaron huecos para que el equipo andaluz planeara una buena estrategia ofensiva y sumará así su primer tanto en el marcador.

Esta jugada tan esperada llegó tras un penalti dudoso a Roberto Soldado, que se encargó de transformar Fede Vico (1-1) en el descuento de los primeros 45 minutos. El segundo gol vendría de una desafortunada acción de Rubén Peña (2-2) en propia puerta, el tercero a balón parado de Roberto Soldado (4-3). El cuarto, una vez más, se decidió por un nuevo fallo defensivo (4-4).

Así, el Submarino comenzó su desfile de goles encajados con cuatro tantos en apenas 80 minutos. Unas estadísticas terroríficas que muestran la falta de efectividad y, sobre todo, la falta de confianza en los centrales.

Por otro lado, la llegada de Peña en el lateral derecho también ha sido un punto y aparte para el equipo castellonense; el decrecimiento de Mario Gaspar, quien también puede jugar como central, durante las últimas temporadas ha llevado al Villarreal a apostar por un jugador prevalente en su posición.

No obstante, quedó un fichaje en standby; la llegada de Ontiveros todavía es una incertidumbre, aunque su salida del Málaga es una realidad. Cabe destacar que la prensa deportiva local coloca al joven extremo en la plantilla ‘grogueta’.

La otra cara de la moneda, en cambio, es la calidad que reside en el centro del campo y en la zona ofensiva. Anguissa y Moi Gómez se han sumado a Santi Cazorla, Iborra y Chukwueze para cambiar su estilo horizontal por uno más vertical.

Es más, Moi Gómez y Santi Cazorla fueron los protagonistas en esta noche veraniega. El alicantino fue abalanzado en el área rival y el asturiano el encargado de ejecutar el primer gol de la temporada del Submarino desde los once metros. El segundo volvería a venir de las botas de Moi tras una buena asistencia de Quintillà.

El tercero vendría firmado por Gerard Moreno (3-2), mientras que Chukwueze (4-2) sería el encargado de agrandar la ventaja que el Granada se encargaría de igualar tras dos errores garrafales de la defensa del Villarreal (4-4).

Por su parte, la delantera sigue intacta; Gerard Moreno, Ekambi y Carlos Bacca serán los principales autores para tratar de encaminar al Villarreal hacia su sueño europeo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + seis =