'Rubio' ante el Dunajska Streda en Europa League / Krzysztof Porębski - Pressfocus - Newspi

La historia de Rubén López Huesca,’Rubio’, en su primera experiencia en el extranjero está siendo un vaivén de emociones. Tras acabar su vinculación con el Alcoyano, el alicantino se embarcó en la aventura polaca con el MKS Cracovia en junio siguiendo la senda de sus compatriotas Javi Hernández y Airam Cabrera que abandonaron el club con destino India y Extremadura, respectivamente. Los fichajes del holandés Van Amersfoort y del portugués Rafael Lopes junto al de ‘Rubio’ iban a traer savia nueva al ataque de ‘Los Cinturones’ aunque al español le costó arrancar y tener la confianza del míster.

A pesar de su gran pretemporada donde dio muestras de la técnica y calidad que atesora, ‘Rubio’ no contó en los duelos oficiales en el once de Michał Probierz, un entrenador que hace la labor de manager en el Cracovia y caracterizado por ser de ideas fijas y consistentes. Tuvo que recurrir al futbolista de 24 años en el minuto 106 de la prórroga ante el Dunajska Streda de Eslovaquia cuando los polacos perdían 1-2 y necesitaban dos goles para clasificarse en la previa de la Europa League. Poco tiempo y demasiada exigencia en todo un debut en el extranjero.

A punto estuvo el Cracovia de remontar ante los eslovacos gracias a un ‘Rubio’ que imprimió más chispa a las bandas del ataque cracoviano pero al final por un gol la caída europea fue un hecho. Era un 4 de julio. Hasta el 17 de agosto no volvió a oler el césped ‘Rubio’ y demostró que fue de manera injusta ya que desde el banquillo ingresó en el gran ambiente del Miejski de Wrocław para jugar toda la segunda parte logrando marcar un gol de bandera tras una espectacular volea en media tijera dentro del área. Fue uno de los goles de la jornada 5 de la Ekstraklasa.

‘Rubio’ López con el MKS Cracovia / MKS Cracovia Oficial

El extremo mandó un recado a su entrenador con tal buena actuación pero la fatalidad se alió con él. Apuntaba a ser un jugador cada vez más importante en las alineaciones tras deslumbrar ante el Śląsk Wrocław pero antes del partido del 24 de agosto contra el Arka Gdynia empezó a sentir fiebre. Lo que parecía algo no demasiado grave derivó en una meningitis y tuvo que ser trasladado a un hospital días después.

“El día antes del partido, Rubio se sintió mal. No participó en la reunión previa al partido y se fue a su casa”, dijo su entrenador Probierz. “Un día después parecía mejor, por lo que el jugador se sentó en el banquillo e incluso jugó un rato. Se le hicieron unas pruebas después del partido. Resultó ser un asunto serio. Debe pasar una semana en el hospital y, según las previsiones preliminares, estará sin entrenamiento durante un mes“, agregó el entrenador de ‘Los Cinturones’.

Las muestras de cariño del vestuario han sido plausibles desde entonces. Tras la prestigiosa victoria por 1-2 en el campo del Lech Poznań, sus compañeros se dirigieron al círculo central con una camiseta con el número ‘9’, el de ‘Rubio’, y gritaron en favor de su compañero que no pudo disfrutar con ellos ya que en ese momento se encontraba en el hospital donde fue visitado, entre otros, por su hermano Carlitos López, estrella del Legia Varsovia. Los problemas de salud del de Alicante lo apartaron en el peor momento posible y ahora deberá esperar hasta la segunda quincena de octubre para reaparecer si se confirman los pronósticos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 1 =