Todos los focos estaban puesto en el primer derbi de la temporada, un encuentro con un título en juego, que darías un soplo de confianza al ganador, dejando con dudas a su eterno rival de cara al futuro más cercano.

Mirotic anotaba un triple para acallar al público, tras un inicio muy fallón de ambos equipos en el tiro. Campazzo con una canasta inauguraba el marcador para los suyos, 2-6 a falta de seis minutos. Momento entonces donde los locales encontraban su juego, y cogían la primera ventaja 10-8. Delaney ponía las tablas en el marcador nuevamente, en un primer envite en el que la igualdad estaba siendo la tónica.

Una falta en la línea de tres sobre Facundo Campazzo y una técnica pitada a Pesic, ponía la máxima en el electrónico a favor del Real Madrid, 18-12. Un nuevo triple de Rudy era contestado de inmediato por otra acción positiva de Delaney, acercaba a los visitantes a tan solo un punto, 21-20, marcador con el concluyó el primer envite.

Un nuevo triple de Rudy abría el cuarto, al que se unía uno de Mickey para poner la máxima para el conjunto blanco, 29-20, y sin que los de Pesic encontraran respuestas en ningún lado de la cancha. Mirotic volvia al rescate con un triple, pero atrás el Barça seguía siendo muy vulnerable. Dos buenas acciones de Llull ponían la máxima para los locales a falta de cuatro minutos, 36-25. Tras una técnica para a favor del Real Madrid que convertía Rudy y tres tiros libre sobre Laprovittola la ventaja se ampliaba  hasta los 18 puntos, 47 – 29 a falta de dos minutos para el decanso. El Barça recortaba distancias hasta cerrar el cuarto con un marcador de 48 -33.

Tras el paso por los vestuarios, los primeros minutos del tercer cuarto fueron un intercambio de canastas entre ambos equipos, manteniendo una diferencia similar a la vista en el descanso. Según pasaban los minutos el Barça intentaba encontrar su juego y ahí apareció Davis, con un contundente mate y forzando la cuarta falta a Walter Tavares, el cual fue sustituido. Tras una canasta de Oriola y un parcial de 0-8, el marcador se sitúo 54-45, a falta de cinco minutos para el final del cuarto. Manteniendo una diferencia en torno a los 10 puntos, Pesic volvió a poner en juego a Mirotic, quién en sus primeros momentos en la cancha, sumo seis puntos permitiendo cambiar la tónica del equipo. con él en el campo y un triple de Hanga llegó la conclusión del tercer cuarto con un marcador de 69-63, había partido, todo se iba a decidir en el último cuarto.

Comenzaba el cuarto definitivo, un triple de Laprovittola en los primeros instantes volvía a complicar las cosas a los de Pesic. Tras unos minutos en los cuales los errores de ambos equipos fueron los protagonistas, el Barça con una canasta convertida por Mirotic volvía a acercase en el marcador, 76-70 a falta de cuatro minutos. La distancia entre ambos equipos se mantenía a dos minutos del final del encuentro, pero un triple de Llull sentenció definitivamente el partido.

El Real Madrid vencía 89-79 al FC Barcelona en la final de la Supercopa de la Liga Endesa, el primer título de la temporada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + siete =