En el barro también vale

España certificó su billete para cuartos de final del Mundial de China en un partido sin brillo que corrobora que esta selección ya no está para grandes alardes pero sí para seguir dando guerra

Foto: FIBA

Que la época dorada de la Selección Española de Baloncesto se está agotando es un hecho evidente. A nadie se le escapa que el adiós de ciertos jugadores y la ausencia de otros en este Mundial de China ha bajado a España del vagón de las favoritas, cediendo terreno ante imponentes conjuntos en auge como Serbia o una Australia cuyo núcleo duro lleva unos años muy dulces. Esa circunstancia pone de manifiesto que será cada vez más complicado optar a las grandes gestas, aunque la llama de la competitividad no acabará por extinguirse siempre que se pueda seguir contando con jugadores de cierto nivel.

Hoy el combinado de Sergio Scariolo supo mantener el tipo ante una Italia desdibujada y loca. Aparecieron hombres como Juancho Hernangómez en la ecuación, Claver dio también varios pasos hacia delante, sobre todo en el plano defensivo, y se pudo ver a un equipo que supo ser bastante más compacto en los minutos finales. Además, todo ello fue aderezado con una dosis de sangre fría y una clara tendencia a no rehuir de la lucha en el barro defensivamente hablando, algo que acabó mandando a los transalpinos a la lona.

Es ahí donde España supo ganar el encuentro sin la brillantez de antaño sin dejar de lado las dudas que les han perseguido desde que pisaron tierras chinas. Aun así, ya están en cuartos de final y el cruce va a ser bastante benévolo viendo lo que están ofreciendo los españoles. Sin embargo, eso no implica que se tenga que dejar de estar preocupado porque sigue habiendo síntomas claros de que este combinado no está en el escalón top.

Habiendo ganado ya el partido clave, ahora lo que queda es seguir mejorando. No va a ser nada fácil entrar en la pelea por las medallas porque da la sensación de que los chicos de Scariolo no terminan de encontrarse. A pesar de todo, ahí están, como siempre en los últimos 18 años, en la pugna con los mejores. Y aunque el escepticismo no se haya disipado, cuestión que no deja de ser lógica por como está sucediendo todo, al menos estos chicos se han dado el derecho para seguir vivos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =