El Barça ha empezado mal la temporada sobre todo lejos del Camp Nou con unos resultados y una imagen muy mala que no es nada acorde con la plantilla que dispone. Tan sólo De JongAnsu Fati están despertando alegrías entre la afición.

Pero que los árboles no nos impidan ver el bosque. Este verano ha llegado al fin Griezmann pero su rendimiento no está siendo el esperado por muchos barcelonistas. Pese a que el francés no está jugando mal se espera mucho más de él. Está luciendo mucho más sin balón y esto en alguien con la vitola de crack no es lo esperado. Se ofrece a sus compañeros, busca los espacios, se asocia bien, ayuda en la construcción y se sacrifica en tareas defensivas. Pero no termina de explotar. Tal vez sea el hábitat en el campo o la táctica. ¿Y si es otro caso Coutinho?

El jugador brasileño, cedido en el Bayern de Münich, no encajó en la ciudad Condal. Jugó de extremo, de media punta, de interior…. incluso disputó algunos minutos de falso 9. Tanto cambio de posición pudieron llegar a desconcertar a un jugador que no tenía ni la motivación ni la convicción para desplegar su mejor versión. Ahora en Alemania goza de la confianza absoluta del entrenador, de compañeros y de una afición que ya le idolatra. Tanto en el club como en la selección se vuelve a ver al mejor Coutinho.

Griezmann celebra un gol / FC Barcelona Oficial

Es por eso que la siempre exigente afición culé empieza a temer por el rendimiento de su nueva estrella. Pero el caso del brasileño no es el único. Malcom llegó como una promesa. El técnico ya dijo en rueda de prensa que era un fichaje de club que él no había pedido, (quería a Willian) y el joven brasileño nunca contó con la confianza de su entrenador.

Por el mismo ostracismo pasó Yerri Mina. Otro fichaje de club que no gozó de buenas oportunidades y que sólo un buen papel en el Mundial con su selección consiguieron abrirle las puertas del Camp Nou rumbo al Everton inglés.

Los jugadores de casa también saben lo que es que Valverde les ponga la cruz. Miranda era la apuesta del club para competir con Jordi Alba. Una mala primera parte del equipo en un partido de la Copa del Rey terminó con el canterano sustituido a la media parte quedando señalado por su técnico. Desde entonces su aparición en el equipo fue prácticamente nula. Sin la confianza del técnico pudimos ver en el carril izquierdo a Vermaelen, Sergi Roberto Nelson Semedo antes que al joven del filial.

Este año Valverde sorprendió a todos dando la titularidad en el debut liguero en San MamésCarles Aleñá. La mala primera parte terminó con el centrocampista sustituido en el descanso y desde entonces no le hemos vuelto a ver.

¿Y si las decisiones del técnico han vuelto a los jugadores peores de lo que son? Esperemos que jugadores cómo Griezmann, De JongTodibo no sean partícipes de la maldición de Valverde.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + catorce =