Aidoo durante su presentación / Foto: La Voz de Galicia

El RC Celta de Vigo ha encontrado, de una vez por todas, a su pareja de centrales. Aidoo y Néstor Araujo son integrantes de la defensa de cuatro que alinea Fran Escribá desde hace dos jornadas.

El partido inaugural en Balaídos nos dejaba unas cuantas pistas del dibujo que va a manejar el conjunto celeste a lo largo de la temporada. Con dos líneas de cuatro y pareja de ‘nueves’ salía el Celta contra el Real Madrid de Zinedine Zidane.

Ese esquema se ha mantenido en las siguientes dos jornadas. Quien no se ha mantenido ha sido David Costas que, tras su actuación contra los merengues, abandonó el once inicial para dejar paso a una de las grandes revelaciones de lo que va de Liga: Joseph Aidoo.

El central ghanés ha espantado los fantasmas de la zaga celeste. Con él, el equipo ha ganado seguridad y consistencia. Junto a Néstor, que es intocable, el Celta ha notado una gran mejoría en la tarea defensiva. Sufre menos el conjunto de Fran Escribá y se ve reflejado en el marcador. Rubén Blanco no ha recibido ni un solo gol mientras los dos han estado en el campo.

Procedente del Genk, el jugador de 23 años destaca por su juego aéreo. Con su 1,84 de altura consigue elevarse por encima de sus oponentes en la lucha por balón. Gana dos duelos aéreos por partido y, a pesar de que tan solo ha disputado dos encuentros esta temporada, en la Liga belga manejaba los mismos registros. Otro punto positivo son sus intercepciones, le gusta meter el pie, no es de esos que van retrocediendo en busca de una ayuda. Aunque esto a veces se vuelve contra él. Es un jugador un tanto impulsivo y que pierde la concentración en algún tramo del partido.

Sin embargo, en Vigo solo se hablan cosas buenas del ghanés. El zaguero más caro de la historia del club ha cautivado a la afición celeste que, por fin, está satisfecha con su pareja de centrales. Era algo que tenía que suceder. Un equipo se construye de atrás hacia delante y acompañando a Néstor Araujo con un gran jugador como Joseph Aidoo se empieza a cimentar el RC Celta de Vigo.

La llegada como cedido de Rafinha, procedente de Can Barça, va a subir el nivel de la plantilla. Santi Mina formará una gran sociedad con Aspas, no me cabe duda. Denis Suárez nos maravilla jornada tras jornada con sus diabluras.

Pero lo que más falta hacía en Balaídos no era Rafinha, no era Santi Mina, ni siquiera era Denis. Lo que más se necesitaba era un central de garantías. Lo primero era Aidoo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − diecisiete =