Fuente: acb.com

El pasado viernes 27, Jayson Granger sufría una lesión apenas dos minutos del inicio del partido y de la temporada. Unas horas más tarde se confirmaba el peor de los presagios, el jugador baskonista tenía una rotura del tendón de aquíles que le obligaría a pasar por quirófano una vez más.

Jugador, afición y club tenían depositadas grandes esperanzas en esta temporada, ya que como dijo el jugador antes del inicio de la competición, había llegado a pensar en dejar el basket, debido a las numerosas lesiones sufridas en los últimos dos años.

Jayson Granger: “Después de haber pasado dos años lesionado, se me pasó por la cabeza dejar el básket. Te dan ganas de bajar las manos y tirarte del barco, he tenido que trabajar con una psicóloga y mi mujer ha sido mi mayor apoyo”

Todo comenzó en el mes de abril del 2018, en la que fue su primera temporada como baskonista. El Baskonia había anunciado al inicio de la temporada 2017/2018, el fichaje del base uruguayo para las siguientes tres temporadas, como uno de los jugadores claves de la plantilla. En la parte final de esa temporada el base sufría un fuerte esguince, que lo alejo de las canchas. El jugador volvió de la lesión, pero si nivel estaba lejos de lo mostrado y se le notaba que no estaba recuperado a la perfección, teniendo que parar nuevamente y en ese estado finalizó la temporada.

El verano del 2018 no fue mucho mejor, ya que el jugador se reincorporó en su segunda temporada aún con las dolencias en el tobillo. Tras seguir un tratamiento conservador un mes después del inicio de la competición se visito de nuevo de corto, pero no llego ni a navidades ya que nuevamente otra lesión le mando a la enfermería. Lo que inicialmente parecía un esguince, resultó ser la enfermedad de Haglung, una enfermedad que se traduce en un dolo crónico del tobillo. En enero del 2019 tuvo que pasar por el quirófano y volvió justo a los playoff por el título.

Sin embargo no solo el jugador esta sufriendo este calvario, también su club esta viviendo una maldición. El fichaje del jugador fue una de las grandes apuestas del club tras la marcha de Shane Larkin, además contaba con la baza de ser jugador de formación, siendo uno de los 4 jugadores necesarios para una plantilla de más de 11 jugadores en liga Endesa. El club les presento una oferta digna de los mejores pagados de la plantilla y acorde al estatus de jugador titular indiscutible. Sin embargo esa apuesta se ha traducido en una gran problema de confección de plantilla y de configuración durante la temporada.

Con el sistema de jugadores de formación actual, al conjunto vitoriano solo le queda suplir la baja de Granger con otro jugador de la cantera que no vaya a disputar minutos, pero que permita cumplir con la normativa, viéndose reducida la rotación del equipo. Además la alta masa salarial del jugador no permite tener margen para realizar una contratación de un jugador del mismo nivel, ya que solo podría disputar competición europea.

En su primera temporada el charrua disputo un total de 65 partidos de los 78 del equipo, un 83% y en la segunda 25 partidos de los 69 de su equipo un 36%. Con estos datos y la más que poco probable participación en esta temporada el Baskonia se ha visto lastrado por la maldición de las lesiones y ha cargado con un enorme handicap que no ha podido contrarrestar con garantías.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 8 =