El tema de la Unidad de Potencia de Ferrari sigue en boca de todos aún después de que la FIA respondió el pasado fin de semana a la consulta que Red Bull hizo en relación a los sensores de los sistemas de flujo de combustible con la sospecha de que los autos rojos filtren el combustible al motor a una tasa más alta de la permitida durante los intervalos entre las mediciones.

Nicolas Tombazis, por parte de la directiva técnica de la FIA, supervisó la investigación y aclaró que ese planteamiento sería ilegal si alguien lo utilizara, por lo que el jefe del equipo Mercedes, Toto Wolff, cree que, si los de Maranello han estado aprovechándose de este sistema de cambio de flujo de combustible, sería un caso de “juego sucio”.

En el GP de EEUU, Ferrari ha tenido un desempeño realmente decepcionante, claro que esto ha llevado a las especulaciones que han estado haciendo trampa después del parón veraniego, y que al verse obligados a ajustar el funcionamiento de estos sensores, los motores italianos mostraron su verdadera potencia, que claramente ha sido muy inferior a todos sus rivales.

Mattia Binotto, jefe de la Scuderia, ha insistido en que la FIA no les hizo cambiar nada en sus unidades de potencia.

Reuters

A pesar de que desde la dirección técnica de la máxima autoridad de la Fórmula 1 ha expuesto la aclaración, los jefes de equipo de los principales rivales, Mercedes y Red Bull, siguen poniendo el dedo en la llaga, porque creen que al utilizar este “sistema” en los sensores, cae en una clara violación al reglamento, no es sólo una explotación de una laguna en la directriz. Así lo ha expuesto Wolff:

“La manera en que se formuló esta directriz técnica no permite que se hable de lagunas, sino que es una violación grave del reglamento. Si alguien estuviera haciendo lo que la dirección técnica ha aclarado, habría sido juego sucio”.

“La velocidad del Ferrari parece muy diferente a las últimas carreras después de que hemos analizado los datos de la carrera, puede ser por la directiva técnica o por otra razón. No lo sé, porque no puedo comprobar lo que ellos han hecho”.

Por el otro lado, Christian Horner, jefe de Red Bull, confesó que de haber estado permitido dicho sistema, Honda y su equipo se habrían visto obligados a desarrollarlo:

“La directiva técnica es muy clara, pero eso no quiere decir que alguien estuviera haciendo algo más, de ser así, obviamente hablamos de algo ilegal”.

“Tanto en hardware como en software, todas las unidades de potencia son verdaderamente complejas. Lo que pedimos a la FIA era para esclarecer la situación estándar de lo que los equipos hacen entre lo que va y viene continuamente entre las escuderías y la FIA, por eso creemos que siempre es necesaria la claridad para no desperdiciar esfuerzos”.

Ferrari está en la mira, y si no consiguen igualar su propio rendimiento para el GP de Brasil, sus rivales tendrán todo el derecho de presentar una solicitud de investigación que pudiera ser un golpe muy duro para Binotto y su equipo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − dos =