Igor Angulo trata de marcharse de Korun / Górnik Zabrze Oficial

Mucha expectación por el derbi de la región de Silesia, una de las más prósperas del país y conocida por la ingente producción de carbón. El equipo más laureado de Polonia, el Górnik Zabrze, con Jesús Jiménez e Igor Angulo en el once inicial, recibía en medio de un gran ambiente al vigente campeón, el Piast Gliwice con Jorge Félix titular y Gerard Badía arrancando desde el banquillo toda vez que entró a un cuarto de hora del final. Mientras, Dani Aquino, que volvió en la Copa jugando unos minutos tras tres meses de baja por lesión, se quedaba fuera de la convocatoria.

El Górnik, que llegaba al duelo con siete partidos sin conocer la victoria en la Ekstraklasa y recién eliminado de la Copa polaca, tuvo un partido parejo ante el Piast que llegaba como favorito tras olvidar su mal inicio de temporada. Los de Gliwice arribaron a Zabrze con tres victorias consecutivas, cuatro sin contamos la Copa, y con la opción de dormir este domingo como líder de la Ekstraklasa.

El partido se caracterizó por el intercambio de golpes en ambas porterías, aunque sin claras ocasiones en el primer tiempo, así como la incesante la pelea en el centro del campo. Zapolnik y Wolsztyński tuvieron buenas ocasiones para el Górnik, la segunda tras una larga carrera al contraataque de Jesús Jiménez; el madrileño arrancó desde su propio campo , ya en terreno del Piast encaró a su paisano Jorge Félix que no pudo parar al de Leganés que combinaba con Wiśniewski cuyo centro remató muy blandito de cabeza Wolsztyński. La más clara de los locales la tuvo al borde del descanso el especialista en faltas, Janża. El lateral probó un libre directo desde dentro de la media luna del área con su zurda pero el esférico se fue cerca de la cruceta derecha de la portería del eslovaco Plach.

Górnik Zabrze Oficial

En el Piast, apenas lo intentó Milewski desde muy lejos; Jorge Félix tuvo que ser atendido por los servicios médicos aunque finalmente pudo seguir jugando, el que fuera jugador del Lleida, entre otros, tuvo mayor protagonismo en la segunda parte del encuentro; en los primeros minutos de la misma llegaba el 0-1. En una incursión en ataque, el que fuera internacional absoluto polaco, Jodłowiec, se sumó al ataque recibiendo un pase dentro del área de Milewski, pegando su remate en Wiśniewski lo que despistaba al meta Chudy y el balón se iba a la red. Era el 51′ y apenas cinco minutos le duró la alegría a los de Gliwice, córner botado por Janża y de cabeza se imponía Matuszek para reestablecer las tablas.

A partir de ahí se vio a un cuadro local más volcado sobre la portería rival aunque el intercambio de golpes continuó, y ahí tenía mucho que decir la sociedad Jesús Jiménez-Igor Angulo que tan buenos números firmó la pasada temporada. Así, justo después del 1-1, Jesús Jiménez disparó desde fuera del área pero el balón se fue cerca del palo derecho del meta Plach. Más tarde, en el 71′, pudo firmar la remontada nuevamente el natural de Leganés, que recibió un gran pase interior de Igor Angulo pero se topó con Plach en el mano a mano, perdonó de nuevo el ex del CF Talavera aunque el mérito del portero eslovaco fue evidente.

El Piast tuvo también ocasiones claras hasta el final, una en las botas de Parzyszek que tuvo un remate claro muy cerca de la portería pero una excelente intervención de Chudy evitaba el 1-2. Pero la más clamorosa, sin duda, fue la de Gerard Badía que había ingresado en el campo en el 75′ y en el 80′ estrellaba el balón en el palo, el rechace le llegó en boca de gol a Jorge Félix pero el esférico rebotó con demasiada fuerza y no pudo controlarlo. Antes Tuszyński soltó una “bomba” tras un enorme zapatazo que Chudy despejó. Ocasiones sobradas tuvo el Piast para adelantarse.

Jesús Jiménez es agarrado por Parzyszek / Norbert Barczyk – Pressfocus

Todo derbi tiene que tener polémica y ésta llegó en los últimos compases, Igor Angulo metía un pase interior hacia Jesús Jiménez aprovechando que la defensa de los de Gliwice estaba muy adelantada, el madrileño vio al argentino Bauza completamente solo, le pasó el balón y el cedido por el Colón de Santa Fe convertía a placer. Sin embargo, el árbitro decretó un fuera de juego más que dudoso y eso que el VAR revisó la jugada.

Pudo pasar cualquier cosa pero al final empate con lo que el Górnik acumula ya ocho jornadas sin ganar de las cuales seis han sido empates lo que le mantiene a cinco puntos de descenso y eso que los mineros han anotado la cifra de un gol los seis últimos choques. El Piast, por su parte, pierde una buena oportunidad de ser líder aunque sigue aspirando a todo antes de recibir al Jagiellonia en un bonito partido.

FICHA TÉCNICA:

Piast Gliwice Oficial

Górnik Zabrze: Chudy – Janża, Bochniewicz, Wiśniewski, Sekulić – Jesús Jiménez, Bainović (81′ Ściślak), Zapolnik (64′ Bauza) – Wolsztyński (53′ Kopacz), Igor Angulo.

Piast Gliwice: Plach – Rymaniak, Malarczyk, Korun,  Kirkeskov – Milewski, Sokołowski, Hateley, Jorge Félix, Jodłowiec (65′ Tuszyński) – Parzyszek (75′ Gerard Badía).

Goles: 0-1 (51′) Wiśniewski (p.p.); 1-1 (56′) Matuszek.

Árbitro: Tomasz Kwiatkowski (Varsovia). Amonestó al local Wiśniewski y al visitante Malarczyk.

Incidencias: Derbi de la región minera de Silesia correspondiente a la jornada 14 de la Ekstraklasa disputado en el Ernest Pohl de Zabrze ante 15.219 espectadores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =