Gerard Badía: “Seguiré jugando cerca de casa o en el Piast Gliwice”

El centrocampista catalán, toda una institución en el vigente campeón de Polonia, el Piast Gliwice, con más de 180 partidos oficiales a sus espaldas, realizó una entrevista al medio polaco gol24.pl en la que habló entre otras cosas de su futuro ya que su contrato acaba en el mes de junio

Gerard Badía es saludado por aficionados tras un partido / Foto: Arkadiusz Gola - Polskapresse
0 46

La Ekstraklasa no se podría entender sin Gerard Badía. El catalán es uno de los extranjeros que más huella está dejando en la historia del fútbol polaco en la que está siendo su séptimo curso en el Piast Gliwice. Con el cuadro silesiano logró la hombrada en 2019 de ser campeón de Liga por primera vez en la historia de ese modesto club. Badía fue entrevistado por el compañero del medio polaco gol24.pl Tomasz Kuczyński. Una entrevista de la que nos hacemos eco en Tercer Equipo.

El 2019 que recién se fue ha sido verdaderamente especial para Badía tanto en lo personal como en lo profesional, nacimiento en febrero de su segunda hija y campeón de la Ekstraklasa en mayo, cosas incomparables para el capitán del Piast Gliwice: “No puedes comparar. La familia es familia, siempre va primero. Me alegra que ambas hijas tengan salud, esto es lo más importante para mí. Waleria cumplirá cinco años en abril y Zofia tendrá casi un año”, reconoció el jugador que no quita ni mucho menos valor al heroico campeonato logrado contra pronóstico, un éxito que no podría haber logrado en España: “El ser campeón polaco para mí fue un éxito tan grande que nunca había esperado que pasase en mi carrera. Soy un campeón en un país con 38 millones de personas. Este no es un país con dos millones. Este es un país muy grande, un país importante en la Unión Europea. Por supuesto, la liga no se puede comparar con la primera liga española o en Inglaterra, pero no fue fácil. Para mí, es el momento más importante de mi carrera.”, admitió.

El tarraconense, que con la elástica de Piast acumula ya 181 partidos oficiales, profesa amor por un club con el que se siente identificado, sin ir más lejos renovó este verano a sabiendas que podría perder dinero por ello: “Por supuesto, si ganas menos, no estás tan feliz porque es mi trabajo. Sin embargo, siempre digo que el Piast me lo dio todo cuando no tenía nada futbolísticamente. Cuando estoy en el campo o entrenando, no pienso cuánto gano, solo miro mi equipación: la del Piast Gliwice y que estoy en Okrzei, me gusta este estadio cuando los fanáticos gritan mi nombre. ¿Cómo no voy a dejar mi corazón en el campo? Cuando cantan mi nombre me envían una energía muy positiva. Esto es amor. Puedo devolverlo en el campo. Si dejas tu corazón en el campo, es lo más importante para los aficionados“, destacó.

Badía celebrando un gol en la Ekstraklasa 2019/20 / piast-gliwice.eu

Al nacido en la Horta de Sant Joan le expira el contrato a final de temporada con lo que la pregunta más sugerente es si seguirá en Gliwice: “Ya veremos cómo será. He estado aquí mucho tiempo. Esta Navidad será muy importante para mí para hablar con mi familia, lo que planearemos de cara al futuro. La familia de mi esposa tiene una empresa en España y ella también quiere volver a trabajar poco a poco. Esta es una buena empresa que será nuestro trabajo en el futuro. Somos futbolistas aquí, pero no somos como Lewandowski que gana millones. Ganamos un buen dinero, por supuesto, pero si termina tu carrera, debes hacer algo más. No puedo quedarme en casa porque tenga mucho dinero en el banco y me quedo sin hacer nada. No no, tengo que trabajar. Hay otros jugadores que quieren ser entrenadores, otros abren empresas. Tengo un negocio familiar y ya hemos dicho que queremos trabajar allí. Esta semana será muy importante para mí.”, declaró el centrocampista.

La renovación del catalán está en el aire pero en ningún momento se puede hablar de retirada del fútbol a sus 30 años de edad. Sobre qué pasará dijo que no es algo que pueda “responder ahora. Por supuesto que no quiero terminar mi carrera. No quiero jugar en otro club en Polonia, no quiero jugar en Alemania, China o Arabia Saudí. Quiero seguir jugando y solo hay dos opciones: cerca de casa, pero profesionalmente o permanecer en el Piast. Tomaremos decisiones con la familia. No puedo decidir por mí mismo, porque tengo una esposa, dos hijos, tengo un padre, una madre, suegros que quieren estar con mis hijas. Aquí estamos solos. La hija mayor tendrá cinco años y mi madre estuvo con ella, no sé, ¿medio año? Para mí, la vida es más que fútbol. Mis padres quieren salir a caminar con mi hija el domingo, pero no pueden. Me duele un poquito.”, confesó.

Gerard Badía, siempre identificado con el Piast Gliwice / Andrzej Grygiel – PAP

Sin duda, el catalán quiere seguir jugando al fútbol y no se ve terminando su carrera porque le “encanta jugar al fútbol y también me siento muy bien físicamente. Mi esposa me dice esto: Gerard, si te digo que tienes que terminar tu carrera después de esta temporada, me deprimiré. Los sábados y domingos me gusta jugar partidos, pero me encanta entrenar, entrenar todos los días. Esta rutina: venir al estadio, al gimnasio, estar con los chicos, hablar con ellos, ir a entrenar… Me encanta, me encanta mi trabajo. Juego el partido porque lo entreno, pero lo que hago de lunes a viernes es lo que realmente amo.”, declaró.

Durante la entrevista, Gerard Badía fue preguntado por el choque de la Eurocopa que medirá a España y a Polonia. “Soy catalán, pero me gusta mucho España, es mi país. Cuando juega el equipo español, me gusta ver sus partidos. Definitivamente, será un bonito partido para mí, porque los momentos más importantes de mi carrera fueron en Polonia. Será muy difícil para los polacos, porque España está en un buen momento, tiene muy buenos jugadores, es candidato al título de campeón de Europa. España debe ganar la Euro.”, dijo.

Badía ha pasado el Año Nuevo en Tenerife y luego estará en su pueblo natal para reincorporarse a los entrenamientos del Piast el próximo 8 de enero. Será el inicio de un parón invernal de un mes previo a la vuelta a la competición. La misma que ve al jugador con más partidos disputados en la historia del Piast en Ekstraklasa: “Tal vez no sea una leyenda, pero siento que soy una persona que la gente recordará. Es muy bonito para mi. En la Ekstraklasa tengo la mayor cantidad de partidos en la historia del club (167). Después del partido con ŁKS, cuando logré dos asistencias, un aficionado me dijo que en la clasificación canadiense (goles + asistencias) ya soy el primero, por delante de Wilczek. Wilczek, Rubén Jurado, Kędziora: tienen más goles que yo en el Piast, pero ya tengo 34-35 asistencias en Ekstraklasa. Esto es realmente genial … La leyenda es Kaszowski, jugó aquí desde el principio, hasta llegar a la Ekstraklasa. No sé si seré una leyenda pero la gente igualmente me recordará.“, comentó entre risas.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

dieciocho − 11 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar