Los Reyes Magos vienen cargados de goles para el Real Madrid

Contundente victoria del conjunto blanco ante el Getafe para volver a la senda de la victoria

@realmadrid
0 26

Año nuevo y vida nueva. Sin duda, es la frase perfecta para un equipo que ha comenzado 2020 ganando el día el mismo día que se conmemoran cuatro años de Zidane como entrenador del Real Madrid. Tenían delante a uno de los equipos que siguen empeñados en hacer historia.

Es el segundo club de la capital en la clasificación y continúa vivo en la UEFA Europa League. Una de las fortalezas del equipo de Bordalás es la solidez defensiva y los blancos están con la pólvora mojada. Sin duda, todo un desafío para un plantel que mejora en su faceta ofensiva, no suele encajar tantos, pero no veía red.

Una de las novedades del francés en el once fue sacrificar a Fede Valverde para incluir a un Kross que cumplía los 30 años de edad con la finalidad de dominar el centro del campo. Sin embargo, el dominio no terminaba de llegar en el Coliseum Alfonso Pérez.

Casemiro acabó hundido y los Arambarri, Maksimovic y Fajr incomodaban la portería merengue. En ese momento, Courtois se perfiló como el portero que Florentino fichó en verano de 2018 como seguro bajo los palos. Se mostró seguro por alto y por bajo.

No solamente destacó el guardameta belga bajo los palos. Los nuevos fichajes comenzaron a demostrar porqué han sido fichados. Militao aprovechó la ausencia de Sergio Ramos para dar un golpe de autoridad en defensa. Tampoco se quedó corto un Mendy que fue un correcaminos en el carril zurdo. Sin duda, la directiva ha vuelto a acertar a la hora de elegir un lateral izquierdo de garantías.

El francés puso un centro para asistir a su compatriota Varane. De echo, el defensa galo anotó un doblete gracias a su contundencia en el área. A falta de Sergio Ramos, el 5 blanco coge papeletas para ser quien rescate al equipo.

El 0-2 en la segunda parte dolía a los azulones. Pero la palabra “rendirse” no la conocía Bordalás. Dio entrada al delantero Jorge Molina para acortar distancias en el marcador. En ese momento, Zidane movió banquillo y puso a jugar a Fede Valverde.

@realmadrid

En ese momento, el propio Fede se perfiló como un componente táctico indispensable para que el equipo no sufriera sustos en la zaga y creara espacios en ataque. Sin embargo, Vinicius y Bale no lograron convertir en gol las ocasiones que tuvieron en sus botas. Finalmente, el gol que sentenciaba el choque no lo puso el tridente, si no el croata Luka Modric que aprovechó una cabalgada espectacular de Valverde.

Sin duda, el 0-3 retrata la esencia del Real Madrid de Zidane. Mucho acierto, solidez defensiva, pero escasa vistosidad en el juego, tres ingredientes que quieren aplicar en la Supercopa de España que comenzará la semana que viene.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

veinte + once =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar