The Last Dance (IV): un final petrificador

En esta nueva entrega de análisis de The Last Dance simplemente vamos a recoger un fragmento, una escena que es 100% Michael Jordan y que es un claro ejemplo de lo que él era y quería para los suyos

Foto: The Last Dance
0 249

Quizá este no vaya a ser un análisis como tal, quizá vaya a ser mucho más corto que los anteriores y se queden muchas cosas en el tintero por explicar, pero hay un momento que hace que todo se detenga y que no podamos parpadear ni un segundo. Y sí, seguro que muchos ya lo sabéis. El final del séptimo capítulo nos deja a todos totalmente bloqueados frente al televisor, y no es para menos.

Ya se ha hablado mucho de su mentalidad, su forma de jugar, su dureza en el juego, la manera de tratar a sus compañeros, pero tocaba oírlo del propio Michael. Él mismo reconoce que no hizo algunas cosas bien, pero tiene una idea y va a llegar hasta el final con ella, le guste a los demás o no. Cierto es que hay muchas formas de liderar, y cada persona funciona de una manera, pero la realidad es que a Jordan y sus compañeros no le fueron nada mal a pesar de esa actitud arrogante del ‘23’. Al fin y al cabo, es conseguir lo que se quiere cueste lo que cueste.

¿Qué precio tiene el éxito? ¿Se vale todo para intentar ser el mejor? ¿El final del camino justifica tus pasos?

No está claro que sea un modelo efectivo o útil para todo el mundo, pero él creyó hasta el final en ese modelo, e hizo que sus Chicago Bulls ganasen seis anillos en ocho años.

Con el séptimo capítulo terminando, Michael Jordan habla de su manera de comportarse en la pista. Mientras explica que siempre tienes que dar todo de ti y que su manera de entrenar era tan válida como cualquier otra, se ven videos de entrenamientos con carreras en los que él siempre va el primero, eso en medio de las numerosas celebraciones que tuvieron a lo largo de esos increíbles ocho años de éxito.

A continuación el diálogo traducido entero para que todos podáis saber lo que va diciendo mientras veis el video:

“Una vez que te unes al equipo, yo juego a cierto nivel y no iba a aceptar menos. Y si era necesario sacudirte un poco para que lo hicieras, pues lo hacía. Puedes preguntarles a mis compañeros, yo nunca les pedí nada que yo no hiciese. Cuando la gente vea esto en realidad pensará que era un tirano o que no era muy amable… Pero me da igual, es su opinión, porque nunca ganaron nada. Yo quería ganar, pero quería que ellos ganaran también. No tengo que hacerlo así, solo lo hago porque soy quien soy. Así es como juego, esa era mi mentalidad, y si tú no quieres jugar así, no juegues así”, concluye Jordan.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar