El legado de Valentino Rossi en el Motociclismo italiano

El instinto empresarial del trasalpino va más allá de sus habilidades sobre la moto

@ValeYellow46
0 31

Una vez anunciada la dupla Quartararo-Viñales en el equipo oficial de Yamaha, parecía cerca el final de Valentino Rossi en la parrilla. Pero la vocación del trasalpino por la moto es legendaria. No solamente desea seguir compitiendo en el Petronas Yamaha como vía para obtener el décimo título deseado o en su defecto, seguir compitiendo al máximo nivel.

También espera ampliar el legado de Italia en el Motociclismo. Tal y cómo confesó Chicho Lorenzo -padre de Jorge Lorenzo– tiene un patrimonio que le hubiera permitido haberse retirado temporadas anteriores para que vivieran de dos a tres generaciones venideras.

¿Cuáles son los motivos que le han llevado a acumular tanto capital? No solamente cuenta con las bonificaciones por los títulos, victorias, poles, podios y vueltas rápidas. Sus patrocinadores les engrosan una cantidad generosa de millones. Al mismo tiempo, lleva su propio merchandasing y el de otros pilotos.

Además, tiene su propia academia de pilotos llamada VR46 Riders Academy. El dominio de los pilotos españoles le preocupaba y quería dejar atado el futuro del Motociclismo italiano al igual que hizo Telefónica con la Copa Movistar y por supuesto, la posterior internacionalización del CEV FIM Repsol.

Para empezar, contó con su equipo de confianza liderado por Uccio y Vito Guareshi. El primer paso fue crear una estructura de Moto3 llamada Sky Racing Team VR46. La plataforma digital italiana por excelencia mostró su apoyo.

Por otra parte, el lugar de entrenamiento sería su rancho en Tavullia. De este modo, el propio Vale tenía la oportunidad de perfeccionar su nuevo estilo de pilotaje con nuevas promesas. La idea la tomó prestada de su ex compañero y amigo Colin Edwards. El norteamericano llegó a competir hasta los 40 años ofreciendo un rendimiento óptimo. Sin duda, se trataba de un retiro dorado para el italiano.

Mientras tanto, les asesoraba en diferentes prismas del Campeonato, por ejemplo, a relacionarse con el equipo y con patrocinadores, a perfeccionar el nivel inglés y sobre todo, a adquirir conocimientos técnicos fundamentales que necesita saber todo profesional de la competición.

Pero toca preguntarse dos cuestiones primordiales, ¿cuánto gastos supone ingresar en el programa? ¿quiénes son los pilotos más destacados que tienen el honor de entrenar con la mayor leyenda del Motociclismo? 

Tal y cómo confesó Carlo Casabianca, uno de los pesos pesados del proyecto: “Una cosa que nadie sabe es que los pilotos que entran a la Academy no pagan. No pagan por el gimnasio, por los entrenamientos en Misano, por la moto que usan. Nada. Cuando los pilotos empiezan a ganar, donan el diez por ciento a la academia que, por estatuto, no se puede dividir en beneficios, sino que solo se puede usar para ayudar a los futuros pilotos que van llegando a la academia”.

Además, también optó por llegar un acuerdo con Jorge Martínez Aspar para que su hermano, Luca Marini, compitiese en el Mundial. Pecco Bagnaia fue otra persona afortunada en someterse a las órdenes del español cuando estuvo apunto de quedarse sin equipo. Por otra parte, Franco Morbidelli hizo lo propio.

Franco se proclamó campeón de Moto2 (2017) y Pecco hizo lo propio en la misma categoría durante la temporada 2018. Fue el colofón de una academia bien gestada que vio sus frutos en la temporada 2019. Ambos se vieron las caras con el propio Vale. Evidentemente, quedaron detrás del nueve veces Campeón del Mundo por la falta de prestaciones de sus monturas, pero también mostraron irregularidad en las respectivas pruebas.

Pero han llegado las vacas flacas. A finales del año pasado, la escuela sufrió vaivenes severos. Es cierto que Sky continua ofreciendo su rol de patrocinador, pero en palabras de Corsedimoto, pero las aportaciones económicas gozan de menor envergadura. Esta circunstancia ha motivado que el organismo estudia la presencia de pilotos no italianos.

Al fin y al cabo, se ha pasado de once a ocho pilotos en la Academia de cara al año 2020. Lorenzo Baldassarri, Nicoló Bugela y Dennis Foggia anunciaron su marcha, quedando Luca Marini y Marco Bezzecchi, en Moto2, y Celestino Vietti y Andrea Migno, en Moto3. Tampoco podemos olvidar que Niccoló Antonelli, Stefano Manzi, Franco Morbidelli y Pecco Bagnaia mantienen su condición como piloto de academia, pero en sus respectivos equipos.

Ante esta espantada, Pablo Nieto, CEO del Sky Racing Team, ha confirmado la necesidad de abrir la posibilidad de contar con pilotos de otros países. Cabe recordar que nos encontramos en un mundo globalizado, circunstancia que puede impulsar la competencia del Motociclismo italiano, que es el sino de Rossi.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

15 − doce =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar