Porfi Fisac, un entrenador de consenso para el Granca

El segoviano a sus 55 años encabeza la lista de favoritos a suceder a Fotis Katsikaris al frente del Herbalife Gran Canaria tras cuajar dos espléndidas campañas en el Basket Zaragoza

ACB Photo
0 123

Porfi Fisac (Fuenterrebollo, Segovia, 24 de enero de 1965), parece estar predestinado a asumir el nuevo proyecto claretiano, tal y como avanzaba el Equipo #BEM en la tertulia del pasado jueves, tras consumarse la eliminación de los amarillos a manos del Valencia Basket en la Fonteta; información que era corroborada en el día de ayer por la Provincia y que los compañeros del portal digital Encestando incluso afirman que ya está rubricado tal acuerdo.

No es la primera vez que el segoviano suena como entrenador del Granca, habiendo estado en la terna la temporada pasada, si bien se prefirió apostar por repatriar a Fotis Katsikaris desde la NBA, para cubrir el enorme vacío dejado por Pedro Martínez al decidir contra todo pronóstico aceptar la oferta del BAXI Manresa.

Fisac es un jornalero de los banquillos, un hombre forjado a sí mismo en las catacumbas del baloncesto, que ha llegado a lo más alto a base de trabajo y superación personal, no por tener un nombre conocido o por haber sido un jugador estrella que haya querido cambiar la cancha por el banquillo para proseguir unido a este deporte.

Precisamente esa evolución profesional le convierte en un entrenador diferente, al que no le duele en prendas apostar por los más jóvenes, una rara Avis que no mira el DNI o los emolumentos que perciben sus jugadores a la hora de decidir que cinco jugadores estarán en pista cada uno de los 40 minutos que dure el partido.

Imagen vía cartv.es

Hablar de Porfi Fisac es hacerlo de un motivador nato, de un entrenador que no necesita alzar la voz para hacerse respetar, que siempre tiene un trato exquisito con la prensa, o al menos así ha sido hasta la fecha cada vez que ha visitado el Gran Canaria Arena, independientemente del resultado que haya obtenido en la pista.

Venir al Gran Canaria supondrá un reto para él por tratarse de un proyecto de mayor exigencia y urgencia que el que le llevó hace dos temporadas a Zaragoza, donde consiguió reflotar al equipo y convertirle en equipo de playoff y de Copa del Rey a base de trabajo, compromiso y determinación. Ahora, si se confirman todos los rumores que pululan por la isla, Fisac llegará a un vestuario en plena reconstrucción, con una gran parte de jugadores sin contrato y en el que le espera con los brazos abiertos Stan Okoye, que pasó de ser el mejor alero de la liga Endesa bajo su mando a ser un escolta desaprovechado y desmotivado en la isla redonda.

Tras dos temporadas en las que deportivamente el equipo no ha dado lo esperado, asume un reto en el que las urgencias y la necesidad de volver a estar en la pomada de la lucha por los títulos marcará la paciencia de una afición que espera mucho del nuevo inquilino del banquillo, que tendrá un reto mayúsculo por delante para devolver el público a las gradas del GC Arena, claro está siempre que lo permita la dichosa pandemia.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

1 + 17 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar