Amanda Sampedro y Álvaro Morata: dos caminos y un sentimiento

Amanda y Álvaro demuestran que el atlético nace o se hace con el paso del tiempo

Atlético de Madrid
0 11

Tal y cómo mencionamos en el artículo anterior, el Atlético de Madrid ha demostrado su tremendo compromiso por el fútbol como forma de vida. Han pasado del infierno a su permanencia en el paraíso en solamente dos décadas.

Este hecho ha propiciado que el club sea un atractivo para jugadores de talla mundial, tanto para recalar como para sellar su permanencia. Jugadores como Arda Turan, Falcao o Griezmann demostraron que hace frío lejos del Vicente Calderón o del Wanda Metropolitano.

No es para menos, Simeone ofrece calor absoluto, el mismo que incentivó hace un año la llegada de Álvaro Morata. Al igual que Raúl, fue un colchonero que tuvo que irse con el máximo rival para labrarse un fructífero futuro profesional.

Tras haber brillado en grandes ligas como la Premier League con el Chelsea o con la Juventus en la Serie A y con el propio Real Madrid en la española, tocaba asentarse. Recaló en las filas del club rojiblanco a los 27 años como alternativa a Diego Costa en el ataque.

Poco a poco se ha ido asentando y fue un gran artífice de la noche de Anfield. Pero la parroquia rojiblanca, al igual que las aficiones sensatas, no solo quieren una noche mágica, si no hacer una oda al valor del día a día.

El último encuentro ante el Mallorca fue una prueba de ello. Álvaro se mostraba como el chico de todos los recados. Presión, meter penaltis, generar espacios y marcar aprovechando al espacio. A veces resulta similar a Kiko, persona capaz de mejorar a los contrarios.

En el caso de Morata, ha iniciado una dupla de oro con Marcos Llorente, que ha encontrado el hueco en un lugar que parecía no corresponderle. Él es un sensible responsable de los últimos goles que ha marcado. A día de hoy, acumula 21 dianas en 56 encuentros.

Sin duda, todo hace entrever el inicio de un bonito periplo que puede culminarse con una hipotética primera Liga de Campeones. Ambos tienen una gran espina con la competición. Es cierto que Álvaro tiene la espina de ganar el máximo trofeo continental a nivel de clubes siendo uno de los principales protagonistas.

A pesar de sus 28 años, tiene tiempo para tener grandes noches de gloria en la entidad madrileña. Gente como Gabi o Godín se pusieron a la orden de Simeone a las puertas de la treintena. De este modo, queda demostrado que el atlético se hace.

No obstante, también se puede nacer atlético. Casos como el de Fernando Torres, Saúl o Koke son los casos más destacados. Esta tendencia se manifiesta con mayor rotundidad en la sección femenina. Una prueba de ello ha sido la renovación de Amanda Sampedro, una gran influencia en el equipo.

Ha ampliado el compromiso con el equipo rojiblanco hasta 2022. Tendrá 29 años cuando finalice dicho contrato. Cabe recordar que lleva toda una vida en el club, concretamente desde los nueve años. Debutó a los quince en la División de Honor.

En sus 18 temporadas como jugadora colchonera, nuestra capitana ha logrado conquistar los primeros títulos para el Atlético de Madrid Femenino: la Copa de su Majestad la Reina de la temporada 2015-2016 y tres ligas de manera consecutiva, la última lograda en la pasada campaña 2018-2019, así como un histórico pase a los cuartos de final de la UEFA Women’s Champions League de esta misma temporada.

Además, Amanda ya cuenta con su placa en el Paseo de Leyendas del Wanda Metropolitano, que acredita sus 100 o más partidos con la elástica rojiblanca.

Sampedro, asimismo, ha sido internacional en todas las categorías inferiores de la selección y cuenta en su palmarés con un campeonato de Europa Sub-17 y con una medalla de bronce en el Mundial de Trinidad y Tobago, hasta llegar a la selección absoluta, donde es una de las capitanas del cuadro nacional dirigido por Jorge Vilda.

Ambos tienen como asignatura pendiente un título con la selección. El resto es de enorme envergadura, pero las secciones masculina y femenina están trabajando sin cesar en una nueva era basado en un equipo joven, pero con hambre de victoria. Sencillamente, igual que el espíritu colchonero.

 

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

diecinueve + 15 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar