Andrés Iniesta y Manuel Juliá: amor por la vida

Dos manchegos ilustres que tuvieron su protagonismo dentro y fuera de nuestras particulares "Memorias de África"

@andresiniesta8
0 70

El tiempo vuela a la misma velocidad, pero el paso de los años supone sentir su velocidad con mayor pavor. Este hecho se puede catalogar al décimo aniversario a la consecución del Campeonato del Mundo de Fútbol por parte de la selección española hace diez años.

Pero lejos de hacer un análisis lleno de romanticismo, toca incidir en otras personas que formaron parte de aquel histórico triunfo. Esa persona es un manchego que puede ser catalogado como genio. No, no se trata de Andrés Iniesta, persona capaz de saborear la gloria engrandeciendo la humildad y la sencillez.

Es cierto que dicho individuo goza de las mismas cualidades, pero él hace malabares con las letras. Se llama Manuel Juliá, también nació en un municipio manchego llamado Puertollano. Curiosamente, también comparte la pasión por el vino con el chico de Fuentalbilla. No es para menos, Manuel es director de Fenavin. Además, ambos nacieron en un año acabado en 4 (Andrés en 1984 y M. Juliá en 1954).

Manuel Juliá: De la A a la Z pasando por Puertollano - 14/06/2019 ...
www.manueljulia.com

Pero no son los únicos puntos en común. Ambos tuvieron gran protagonismo cuando el combinado nacional consiguió su primera estrella. Mientras Iniesta marcaba uno de los goles que abrazó a todo español independientemente de su clase y condición, el puertollanense escribía sin cesar en su buhardilla sus sensaciones del encuentro.

Puede parecer una locura ensalzar este ejercicio literario. Al fin y al cabo, es periodista y solamente cumple con su profesión. Sin embargo, durante aquel mágico mes, tuvo la genial idea de realizar un diario sobre el día a día de la selección durante su estancia en Sudáfrica.

Corría el riesgo de que la eliminación supusiera su no publicación. Curiosamente, Andrés estuvo cerca de no participar en aquel mes debido a las molestias físicas que fue arrastrando a lo largo del año. Lejos de perder el ánimo, fue evolucionando hasta convertirse en el héroe por excelencia.

Todos estos hitos parecen ser fruto de la casualidad. Nada más lejos de la realidad, ellos gozan de grandes cualidades como son la humildad, sencillez, pasión y raciocinio. Suponen ser la mezcla de Don Quijote y Sancho Panza que acabaron desembocando en un libro llamado La gloria al rojo vivo.

Por mucho tiempo que pase, nunca dejas de leerlo. Su adora desprende la calidad de unas migas manchegas: sustancial calidad que no pesa su envergadura. Servidor solo puede agachar la cabeza y seguir su ejemplo.

Han demostrado que la gran educación no entiende de generaciones. La serenidad ha sido primordial para que Andrés no derroche aires de grandeza por haber marcado el gol de todos los españoles y para que Manuel no saque una garra barriobajera para contar como se le “hizo la cama” en política.

Por lo tanto, el legado del Quijote continúa penetrando en la semilla de manchegos ilustres. Pero debe seguir siendo embajador del sentido común. Es decir, el ejemplo de éxito no solamente debe centrarse en la victoria del grupo que gestionó Vicente Del Bosque, si no en estas dos personas que buscan su perfección como individuo para dejar su granito de arena en un mundo mejor.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

dieciocho + seis =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar