GP de Andalucía: se confirma la internacionalización del Campeonato

El trazado andaluz es la confirmación del auge de otros países en el Campeonato en búsqueda del trono deseado

Imagen vía: Yamaha
0 4

La década pasada fue cerrada con un monopolio del deporte español que llevó el espíritu patriótico a la máxima dimensión. Esta tendencia se incrementó durante la temporada 2013 con el aplastante dominio español en las tres categorías.

Pero la VR 46 Riders Academy se comenzó a presentar como una fuerza de oposición. Los frutos han comenzado a verse en el Gran Premio de Andalucía. Celestino Vietti amarró la tercera posición en Moto3. Por otro lado, Luca Marini y Marco Bezzecchi fueron segundo y tercero respectivamente en Moto2. Para finalizar, Valentino Rossi ocupó el último cajón del podio en MotoGP.

Esos cinco podios que estuvieron combinados con las victorias de Tatsuki Suzuki en Moto3, de Enea Bastiani en Moto2 y de Fabio Quartararo en MotoGP descafeinaron la actuación de los pilotos españoles.

De este modo, Maverick Viñales se vio favorecido por la horda de caídas que terminaron compensando su falta de rendimiento en las primeras vueltas. Fue el único podio español, salvando el orgullo de la armada rojigualda que tuvo su último desengaño en el Gran Premio de Catar 2015, prueba en la que España no tuvo representación en las posiciones de privilegio.

No obstante, este resultado no exime a los pilotos españoles de su talento. La cantera sigue dejando pilotos de una calidad majestuosa. Además, la competencia incita a que las respectivas escuelas den lo mejor de si mismos, al igual que los propios pilotos.

Por ejemplo, años atrás, Maverick Viñales estaba destinado a ser el líder de Yamaha, pero la llegada de Fabio Quartararo a la categoría le ha obligado a madurar a nivel mental para obtener su máximo rendimiento.

A día de hoy, es el gran rival en la lucha por el Mundial. Mientras tanto, Valentino Rossi continúa peleando contra él mismo. Una vez más, demuestra que sabe aprovechar situaciones rocambolescas para pesar en río revuelto. Pero el resultado no debe ser huida de la crítica. Los años y la competencia le restan posibilidades de ser campeón. Aun así, toca disfrutar de él hasta que el cuepo, o en su defecto, la madre Naturaleza diga basta.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

7 − 6 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar