La clase de Falcao

El brasileño Paulo Roberto Falcao en los inicios de la década del 80 fue otro de los futbolistas extranjeros que arribaron a la liga italiana cuando se reabrió el cupo

Paulo Roberto Falcao con el balón en su poder. Foto: Megagoles
0 4

El mediocampista del San Pablo e Inter de Porto Alegre brilló en la Roma y disputó dos Mundiales. Sin embargo pudieron ser tres pero su convicción fue más fuerte y renunció a integrar la lista de convocados para la selección de Brasil que iba a disputar el Mundial de Argentina de 1978. Para esa Copa del Mundo Falcao no quiso estar presente en la nomina porque estuvo en desacuerdo con la propuesta de juego que planteó el técnico Claudio Coutinho.

Antes de esas competencias emblemáticas, el fino volante comenzó su carrera  en el Inter de Porto Alegre en 1971 y vivió una gran etapa porque ganó cinco títulos del estado de Río Grande do Soul y tres torneos de Brasil. En 1979 se realizó su transferencia a la Roma de Italia y un año después desembarcó en el calcio. A fuerza de su buen manejo del balón se ganó un lugar destacado en el fútbol italiano y en esos años consiguió una liga y dos Copas Italia.

En  el Mundial de España de 1982 fue parte de ese gran seleccionado brasileño que muchos recuerdan por el fútbol que desplegó. El talentoso volante jugó de titular los cinco partidos de ese torneo. Italia en la segunda ronda le ganó a la formación que condujo Telé Santana por 3 a 2 y lo eliminó del certamen. Falcao convirtió tres goles en esa Copa del Mundo: uno a Escocia, uno a Nueva Zelanda y uno a la selección italiana.

Dos años después, en 1984, con la Roma avanzó hasta la final de la Copa de Europa y enfrentó al Liverpool de Inglaterra. En ese encuentro el conjunto inglés lo superó y se quedó con el mítico trofeo. Más tarde con el presidente Dino Violla mantuvieron diferentes puntos de vista y más su salario provocaron que Falcao se marche de la institución en 1985 y regrese a Brasil. En su retorno jugó en el San Pablo y consiguió el torneo del estado de esa región en 1986.

Mientras tanto en el Mundial de México de 1986 el criterioso mediocampista no formó parte del once titular pero ingresó en el complemento de los partidos frente a España y en el primer tiempo contra Argelia. La formación brasileña se despidió del campeonato en cuartos de final al caer con Francia por 4 a 3, en la ronda de penales. Después de su retiro como futbolista, incursionó en el mundo de los entrenadores ya que dirigió a la Selección brasileña, al América de Río, a Japón y al Internacional de Porto Alegre.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

9 − 2 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar