Herbalife Gran Canaria 2020 – 2021: recuperando la ilusión

La nueva era de Willy Villar, con Porfi Fisac como capitán del barco, arranca con la difícil misión de recuperar la ilusión por el baloncesto en la isla redonda, en una temporada cargada de incertidumbre en la que es complicado mirar más allá del día siguiente

Imagen de CBGC
0 79

El Herbalife Gran Canaria arranca la nueva temporada con los rumores de venta circulando sobre sus cabezas, con un cambio en la dirección deportiva y en el banquillo que podrían tener sus consecuencias en los tribunales tras las demandas interpuestas por Berdi Pérez y Fotis Katsikaris por sendos despidos presuntamente injustificados; con el rumor de una posible fusión con el CB Islas Canarias y con una pandemia que amenaza con dinamitar la competición en cualquier momento.

El triste final del ciclo de Berdi Pérez al frente de la dirección deportiva

Imagen de CBGC

Valorar la labor del directivo andaluz al frente del equipo por las malas sensaciones de las dos últimas campañas no parecen hacer justicia a un trabajo que llevó a los claretianos a lo más alto del baloncesto continental europeo, a disputar finales y a codearse con los grandes, a pesar de contar con un presupuesto inferior al de sus rivales, tirando de ingenio y apuestas arriesgadas en algunos casos, pero que dieron sus frutos hasta la clasificación del equipo para la Euroliga.

El equipo comenzó entonces una desescalada incomprensible que le ha llevado las dos últimas temporadas a perder ese trono del eterno aspirante, al tiempo que en la isla vecina el proyecto lagunero se convertía en el referente del Basket en el archipiélago canario, lo que sin duda ha generado la sensación en el Granca de la necesidad de cerrar un ciclo y comenzar prácticamente de cero un nuevo proyecto con un nuevo “jefe” a los mandos.

La llegada de Willy Villar, procedente del Movistar Estudiantes, no parecía despertar la ilusión de una Marea Amarilla hastiada y con ganas de recuperar esa ilusión por el equipo; sin embargo el grancanario fue capaz de moverse rápido en el mercado para armar un equipo de la nada, comenzando con el fichaje de Porfi Fisac, el hombre de moda en los banquillos de la ACB, amante de la cantera y con valor para enderezar el rumbo perdido de la nave claretiana.

Porfi Fisac, de profesión motivador

Imagen del CBGC

El segoviano se presentó en una multitudinaria rueda de prensa con un discurso impactante, de los que tocan la fibra de los aficionados, con las ideas claras y la firme voluntad de recuperar el juego alegre y vistoso, el carácter aguerrido y la ilusión de una marea amarilla que ve en él a uno de los pocos entrenadores capaces de lograr revertir la actual situación del equipo.

Porfi no engaña nadie y a nuestra pregunta en la última rueda de prensa de si estaba contento con la actual plantilla, dejaba claro que el equipo está incompleto en su opinión y que la baja de AJ Slaughter ha podido afectar más de lo que se podía suponer a su proyecto de la temporada, si bien al tiempo es consciente de que la situación de pandemia que vivimos y la incertidumbre social y económica que lleva aparejada, no invita a hacer grandes dispendios en el mercado, por lo que toca hacer pruebas con la actual plantilla y con una cantera que podría de una vez por todas tener un rol más protagonista en el primer equipo.

Vender o no vender el club, esa es la cuestión

Imagen de Canarias 7

La intención del Cabildo de Gran Canaria de soltar lastre es más que evidente, sobre todo desde la llegada de Francisco Castellano a la consejería de Deportes y más en los tiempos que corren en los que el dinero público es necesario en otros equipos deportivos de la isla que corren el peligro de desaparecer por la crisis económica que se está comenzando a acusar en una isla para la que el turismo siempre ha sido su tabla de salvación.

Precisamente la crisis económica puede ser el principal handicap ha superar en una presumible venta en la que también deberá de asegurarse de dejar el club en buenas manos y que dicha venta venga acompañada de un proceso profundo de reconstrucción de todas sus estructuras, para potenciar al máximo la marca de un club que sigue contando con un tirón mediático más que interesante.

Esta situación de incertidumbre sobre el futuro del club afecta, como no podía ser de otra manera, a la estabilidad del mismo, con rumores continuos de cambio en el sillón presidencial y con rumores sobre uno u otro comprador, que no benefician en nada al crecimiento del mismo.

La fusión con el CB Islas Canarias

Imagen de José de Haro

El eterno sueño de Domingo Díaz y de Begoña Santana, de unificar al Granca con su club parece estar más cerca que nunca, tras las últimas declaraciones de Willy Villar en Radio Marca Gran Canaria, pero tal fusión, a la que Berdi Pérez siempre se opuso tajantemente durante su gestión, es más complicada de lo que aparentemente pueda parecer, independientemente de que las grancanarias hayan logrado el ascenso a la Liga Femenina 1 en los despachos, por las circunstancias que todos ya conocen.

El control y reparto económico, la labor de dirección deportiva y las filosofías diametralmente opuestas en muchos aspectos entre ambas instituciones, son el principal obstáculo a superar en medio de una crisis deportiva por parte de un Gran Canaria en pleno proceso de reconstrucción.

En este sentido, el interés por parte del Cabildo será fundamental a la hora de obligar a las partes a una fusión que también afectaría indirectamente al hipotético nuevo dueño del Granca en caso de consumarse la venta del club.

En lo deportivo tampoco se antoja una temporada fácil para las de José Carlos Ramos, con tan solo un fichaje hasta el momento y con una plantilla corta y sin experiencia en la máxima categoría de una de las ligas más potentes del viejo continente.

Una plantilla para recuperar la ilusión

Por segundo año consecutivo los grancanarios han perdido a sus capitanes, con la salida de Xavi Rabaseda y de Oriol Paulí, rumbo a Burgos y Andorra respectivamente, repitiéndose la situación del curso anterior, en la que el vestuario se quedaba huérfano con la salida de Báez y Oliver.

Tan solo Matt Costello, Fabio Santana, Stan Okoye, Beqa Burjanadze, John Shurna y Javier Beirán, el nuevo capitán, se mantienen en el nuevo proyecto, que rescata para la causa a uno de sus últimos ídolos, Jacob Wiley tras su experiencia fallida en Grecia.

Bases

Imagen de Urbas Fuenlabrada

Albicy y Ferrari, dos directores de juego anotadores, ponen el contrapunto a la presencia de Fabio Santana, quien ha sido utilizado por Fisac en la posición de dos, con buenas sensaciones para el playmaker grancanario.

Imagen de Iberostar Tenerife

El equipo pierde a uno de los mejores asistentes de la ACB, con la marcha de Omar Cook a Burgos, pero gana en juventud, en vertiginosidad en su juego y en capacidad anotadora.

Imagen de CBGC

Habrá que vigilar muy de cerca el rendimiento de Ferrari tras los problemas físicos que le lastraron el curso pasado en Manresa, pero indudablemente en cuanto a su calidad nadie puede poner ninguna objeción a su llegada al equipo.

Escoltas

Imagen de Urbas Fuenlabrada

Della Valle se queda solo ante el peligro, tras la decisión de cortar el contrato de AJ Slaughter por enfermedad; lo que ha obligado de momento a Fisac a tirar de probaturas con Fabio, Okoye y Jovan en la posición de dos.

La incorporación del transalpino es ilusionante, si bien habrá que cruzar los dedos para que no sufra ningún contratiempo que deje al equipo sin ningún dos puro en la rotación, uno de los problemas que acusó el equipo la temporada pasada.

Aleros

Imagen de Iberostar Tenerife

La recuperación para la causa de Stan Okoye, con Fisac como su principal valedor, es una de las buenas noticias hasta el momento en un Granca que sueña con poder disfrutar de la mejor versión del nigeriano, que en pretemporada ya ha mostrado un tono similar al que tuvo en Zaragoza y alejado del tono apático y desesperante del curso pasado.

Imagen de Urbas Fuenlabrada

Javier Beirán, con un nuevo rol de capitán, es la otra gran esperanza para por un lado recuperar la estirpe de los antiguos capitanes y por otro recuperar a uno de los mejores nacionales de la ACB, tras una campaña en la que parecía contagiado con el nivel poco competitivo del equipo.

Del madrileño se debe exigir mucho más de lo visto hasta ahora, tanto dentro como fuera de la cancha, pero hay plena confianza en su calidad como jugador para dar la versión que sufrió el equipo claretiano en sus carnes en la etapa aurinegra del jugador.

Ala – pívots

Imagen de Iberostar Tenerife

Es la única posición que se mantiene inalterable con respecto a la temporada pasada, con Burjanadze y Shurna como protagonistas, dos jugadores comprometidos y que fueron de lo poco salvable en el equipo de la pasada temporada.

Imagen de Iberostar Tenerife

La garra de Beqa y la efectividad de Shurna a pesar de su estilo poco ortodoxo, son dos factores interesantes en un Granca que quiere reactivar esa conexión con la grada.

Pívots

Imagen de Urbas Fuenlabrada

Costello y Wiley son la gran esperanza del Granca, dos interiores enérgicos, que conectan muy bien con la grada, capaces de ser decisivos para su equipo, cada uno con su estilo, dos jugadores que aunque no parece que finalmente vayan a coincidir demasiado en el campo, compensan su falta de centímetros con entrega, puntos y energía.

La cantera llama a la puerta

Imagen de CBGC

Nombres como los de Jean Montero (Base, 17 años y 1,84 m), Jovan Kljajic (Escolta, 18 años y 1,96 m), Olek Balcerowski (Pívot, 19 años y 2.16 m), Khalifa Diop (Pívot, 18 años y 2,11 m) y Rubén López De la Torre (Ala-pívot, 18 años y 2,02 m), completan el fondo de armario de un Granca que aspira a reinventarse para volver a codearse con los mejores en la ACB y en la Eurocup.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

12 − 10 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar