El Barça de Koeman

Fuente Eurosport
0 9

El Barça de Ronald Koeman ha dejado luces y sombras en este inicio de campaña.  El 4-2-3-1 parece de momento inamovible y tiene margen de mejora. Pese a que se han encontrado varias cosas positivas también tiene mucho margen de mejora y algunos aspectos muy preocupantes.

Koeman ha conseguido hacer de un equipo que llegaba roto y con una nula carga de trabajo un equipo más sacrificado en la presión y mucho más trabajado en el aspecto físico. Este aspecto se pudo comprobar en el partido que disputó el equipo ante el Celta en Balaídos. Bajo una intensa lluvia y jugando con uno menos por la expulsión de Lenglet el equipo no dejó de trabajar incansable del primero al último y pese a ir mandando en el marcador siempre buscó ampliar la diferencia. en este aspecto la ambición del equipo terminó por dar sus frutos y ampliar la ventaja.

El técnico holandés puede colgarse la medalla de recuperar para la causa a Coutinho. El brasileño era una decepción constante con la camiseta azulgrana pero su nuevo rol dentro del equipo le va como anillo al dedo. En el centro de la media punta Coutinho tiene libertad de movimientos. Pide el balón, intenta el uno contra uno, se sacrifica en defensa, busca el pase entre líneas, prueba suerte con el disparo lejano… parece otro jugador. con la confianza del técnico y sus compañeros parece decidido a triunfar de azulgrana.

Fuente Mundo Deportivo

La irrupción de Pedri no es casual. El técnico demuestra tener en él fe ciega y el canario, de tan sólo 17 años, le devuelve la confianza en forma de buen juego. Parece que lleve en este equipo toda la vida. Pese a su corta edad no se esconde y arriesga con el balón. Está gozando de muchos minutos y algunos empiezan a compararle con Iniesta. Eso son palabras mayores pero viéndole jugar uno no puede evitar recordar al de Fuentealbilla. Sus compañeros lo saben y le buscan en el campo. En este poco tiempo ha demostrado tener buena conexión con Messi. De seguir así no se le adivina el techo.

Otro jugador que lleva unas temporadas muy criticado por la afición es Jordi Alba. El lateral (ahora lesionado) ha recuperado su frescura, su chispa y su punta de velocidad. Su concurso esta temporada si mantiene el nivel será vital para las aspiraciones del equipo, al igual que su conexión con Messi.

Pero no todo son virtudes. El equipo tiene mucho a mejorar. Una de esas cosas es la falta de gol. LA ausencia de Suárez y la mala planificación de la dirección deportiva van a ser un problema. El encaje de Leo también parece ser un problema. El astro argentino no termina de sentirse cómodo en este sistema. En el pasado el equipo ha pecado de querer entrar mucho por el centro. Los rivales lo han solventado superpoblando esa zona. Con este sistema de 3 media puntas ese problema se ha maximizado y Messi tiene menos espacios. Ansu suele hacer más desborde hacia adentro, al igual que el capitán, y hacia una zona dónde ya está Coutinho y un Griezmann que deambula cómo falso 9. Sacar el máximo rendimiento de Messi es una asignatura pendiente.

La profundidad de los laterales es algo a mejorar. Hasta ahora sólo Alba se atreve a llegar hasta la línea de fondo con regularidad. Dest acaba de llegar y aún no ha irrumpido por la derecha (su posición natural) y Sergi Roberto cuando llega al pico del área tiende a frenarse y jugar hacia atrás. Siu los laterales consiguen llegar al fondo y abrir el campo se podrán generar más espacios en el centro.

El técnico holandés tiene en De Jong a su jgador capital. El 4-2-3-1 parece que se ha diseñado para explotar su juego y hacer que el talentoso medio holandés sea un puntal del equipo. Llamado a ser un jugador referencial en el equipo tiene que subir un peldaño más su rendimiento. De momento no ha brillado como se espera de él y Riqui Puig, al que todos veían fuera, está apretando esperando su oportunidad.

Antoine Griezmann

Fuente Mundo Deportivo

El francés merece un capítulo aparte en las cosas que preocupan y mucho. Desde que aterrizó en el Camp Nou ha estado con 3 entrenadores distintos y con ninguno de ellos ha brillado como se espera de un campeón del mundo y de un jugador con el status de crack.

Ni jugando en banda, ni de 9, ni de interior, ni de falso 9… el principito no encuentra su sitio en el campo, se siente sin confianza y eso se nota en su juego y en el juego del equipo. En muchas fases de los partidos parece como si sus propios compañeros no creyesen en él. Mucho trabajo oscuro en la presión, sacrificio defensivo y buscar desmarques de ruptura… pero nada. Su futuro en el club es muy incierto y no es descabellado pensar que Martin Bratihwaite le pueda sentar.

Dembélé, otro que está teniendo minutos pero no los aprovecha. Cuando el mosquito tiene el baló cualquier cosa puede pasar…para bien o para mal. Ni él mismo sabe lo que va a hacer y eso hace que para sus propios compañeros sea imposible descifrar que acción va intentar i cuáles van a ser sus movimientos.

Muchas luces y sombras para un equipo tiene que reiniciarse para olvidar el nefasto partido ante el Bayern que cerró la anterior temporada. Los nuevos jugadores han aportado vitalidad, frescura y ambición a un equipo que parecía apagado pero eso no es suficiente para alcanzar los objetivos.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

2 × cuatro =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar