F.C. Barcelona y Real Madrid, mal de muchos, pero consuelo de tontos

Los dos cocos de la liga se encuentran en horas bajas y han tocado fondo durante el caótico año 2020

0 19

El F.C. Barcelona finalizó uno de sus años más horrendos de la historia reciente con empate a 1 ante el Eibar en su propio estadio, mientras que el Real Madrid sacó un resultado idéntico ante el Elche. No obstante, los madridistas están a un punto del líder, el Atlético de Madrid, habiendo jugado dos partidos más que los colchoneros, mientras que los culés deambulan hacia la sexta plaza como parte del hundimiento de su Titanic particular. Su Iceberg fue impuesto por la esperpéntica gestión de Bartomeu precedida la de Rossell desde el año 2010.

Ha sido una década llena de despropósitos que han dañado la imagen Barça y el colofón ha tenido lugar en este 2020. Todo comenzó cuando perdieron la Supercopa impuesta por Rubiales en Arabia Saudí que acabó llevándose por delante a Valverde, ya que la derrota ante el Atlético de Madrid dolió demasiado. Entró Quique Setién con la ilusión de poner las primeras piedras hacia un fútbol cruyffista, señas de identidad de la parroquia blaugrana, pero era una trampa mortal para un cabeza de turco para destrozar el patrimonio que hizo grande al equipo blaugrana.

Más frutos tras el parón: La reconstrucción del Barça apenas empieza

La directiva de Bartomeu no iba a defender a un entrenador que defendía un estilo considerado satánico por ellos, ya que les dieron las claves del club a los egos de los jugadores. Ellos vieron a Quique como el “abuelo cebolleta”, etiqueta que demostró la viabilidad del “efecto Pigmalión” en una persona puesto que las bajas expectativas hacia su persona supuso su sentencia. Su tumba se fue cavando durante una segunda vuelta que le dio la liga al Real Madrid a pesar de haber sumado más puntos que Ernesto Valverde y con unos jugadores que le daban largas y su enterramiento definitivo llegó en agosto cuando el Bayern de Münich le propinó ocho tantos.

Ronald Koeman fue el relevo y el escudo de la directiva, usando su sencillez para enseñarle la puerta de salida a pesos pesados como Luis Suárez, Ivan Rakitic o Aleix Vidal. Sus palabras prometían una vuelta a la siembra del éxito, pero solamente se trataban de un discurso rimbombante digno de un político adicto a la demagogia. En este caso, el propio Ronald estaba sometido a las garras de la populista directiva de Bartomeu que veía como las firmas de los culés de bien querían acabar con su legado.

Finalmente, el pueblo habló y Bartomeu se vio obligado a dimitir, provocando la puesta en escena de una posible luz a final del túnel. Pero esa luz puede ser fruto de un espejismo, porque todavía quedaba camino por cruzar en el purgatorio, travesía que está dejando al conjunto culé en sexta plaza con un esquema alejado de su gran rendimiento, con jugadores que juegan por decreto como Antonie Griezmann o Philippe Coutinho, otros como Messi alejados de su mayor rendimiento y otros machacados como Riqui Puig por la prensa.

Sin duda, la hecatombe culé es merecedora de celebración por parte de la parroquia rival, la del Real Madrid, pero ya sabemos el dicho, “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”, ya que los blancos no están para muchas fiestas. Aunque la Liga se ganó, al igual que la Supercopa, el juego está sometido al dicho de la escalera gallega, no se sabe si suben y bajan.

FC Barcelona 1-3 Real Madrid: El Real Madrid siempre vuelve: resucita en El  Clásico y gana con brillo y de penalti al Barcelona

La veteranía de pesos pesados como Isco, Marcelo, Luka Modric o Sergio Ramos, la falta de fiabilidad de fichajes como el de Jovic, Hazard o Militao, no tener un esquema definido se enfrenta al carácter esperanzador del juego de Mendy, Asensio, Vicicius o Rodrygo.

Tampoco podemos olvidar los puntos débiles de la política de fichajes de Florentino Pérez basada en vencer jugadores como Achraf o Reguilón que hubiera dado alegrías al club, ni a un Zinedine Zidane capaz de reaccionar a golpes, pero sin la contundencia sólida que atesoraban Ancelotti y Mourinho. No obstante, cuenta con el apoyo mediático y de la afición, aspecto importante para tener continuidad y que necesita la parroquia blaugrana para que las futuras directivas llenas de sentido común y amor al club como las de Joan Laporta y Víctor Font lleguen a buen puerto. Todo lo dirá 2021.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

quince + 7 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar