La Superliga, un aniquilador de sueños

Hagan fútbol por y para la gente. Olvídense por un momento del negocio y piensen en los aficionados. Sólo en sus manos está la supervivencia del deporte que todos amamos.

Imagen de El País
0 30

Van pasando las horas y la pena, la lastima y la pesadumbre que siento por el deporte que amo cada vez son más profundas. La Superliga, que tiene ya casi 48 horas de vida viene para cargarse el fútbol, no para salvarlo como dijo ayer en tono mesiánico Florentino Pérez, que se erigido como presidente de esta nueva competición.

Sería de ingenuos pensar que hoy en día el fútbol no es un negocio. De hecho, el que les escribe no lo piensa. En esta guerra dual entre UEFA y FIFA y los clubs más poderosos del mundo no me sitúo a favor de ningún bando. Las dos organizaciones más importantes del mundo del fútbol ahora se postulan como una especie de ONG, pero no son para nada un ejemplo de limpieza y solidaridad. Prueba de ello, es el Mundial que se celebrará en Qatar en 2022 o el que se celebró en Rusia en 2018.

Por otro lado, los dirigentes de los grandes clubs europeos sólo piensan en sus bolsillos, en cómo ser todavía más ricos y por lo tanto, en cómo aumentar las diferencias entre adinerados y modestos. Por lo que esta invención de la Superliga, que no es más que un club cerrado para unos pocos, que lo que quieren evitar bajarse al barro para pelear con los que menos tienen porque a su entender esto ya no es necesario.

Así las cosas; y con una situación cuanto menos polémica debo decir, que estoy del lado de lo que en Argentina se llama ‘la popular’. Esa parte del fútbol, la afición, que es el verdadero dueño de este deporte porque para ellos se creo el sagrado deporte del balompié, y ya nadie los tiene en cuenta.

Con todo esto entre manos me parece que sólo cabe una postura ante este nuevo formato, la de pensar en la gente. Lo contrario supondría el final del fútbol tal y como lo conócenos. Y es que, cuando Florentino dice que, si no se crea la Superliga el deporte de la pelota está abocado a morir miente, y lo sabe, porque cualquiera que sepa algo de este mundo es consciente de que el dueño último de este deporte es la gente, la audiencia, que es lo que realmente se busca con este nuevo proyecto, que parece haber caído en saco roto para una gran mayoría, ya que destroza esos sueños de los que viven la mayoría de equipos pequeños.

Por eso, y para acabar con todo esto, lo haré de forma sencilla. La gente es importante para que sobreviva el fútbol. Sin gente la Superliga por muy elitista que sea pierde valor, porque este deporte es de los aficionados. El problema es que a muchos les pesa esta afirmación, pero que es útil ponerla en valor de vez en cuando.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar