Maneras de vivir (y de cerrar etapas)

A lo Joaquín Sabina, el aficionado del Borussia Dortmund se ha acostumbrado a tener que sufrir muchos partidos que, a priori, no deberían ser tan complicados, pero luego siempre guardan chispas de talento y realidad que saben cuándo sacarlo: primer título para Terzic y último para la leyenda Lukasz Piszczek en la final de la DFB Pokal

Foto: @BVB
0 129

Todos en la vida tenemos claro cómo queremos que vayan las cosas para que consideremos que van bien. Si hacemos deporte queremos que nuestro cuerpo vaya cogiendo forma poco a poco, cuando entramos a un trabajo queremos tener estabilidad y poder disfrutar de lo que hacemos. También cuando buscamos una pareja queremos que sea alguien con quien tengamos cosas en común y pasemos toda la vida junto.

Y cuando un deportista va a poner fin a una gran etapa en su carrera profesional quiere hacerlo a lo grande, con un título como broche de oro a sus años de sacrificio. Ese fue el logro conseguido ayer por el polaco Lukasz Piszczek, que tras 381 partidos con el cuadro ‘aurinegro’ ha puesto fin a su etapa como jugador del Dortmund donde disfrutó de 10 años de carrera. Además, otros seis años previos repartidos entre el Hertha de Berlín y el Zaglebie Lubin de Polonia. Ahora vuelve a Polonia para jugar en el equipo de su ciudad natal, el Goczalkowice de Cuarta División.

Foto: @BVB
Foto: @BVB

Los fans auténticos del Borussia nos emocionamos mucho anoche, y fueron varios los motivos para ello. Primero llegó un nuevo título en un año más complicado de lo que se esperaba al inicio, Lukasz Piszczek acaba sus años en el club y lo va a hacer tras ser manteado como la leyenda que es. Además, Marco Reus estuvo a principios de temporada coqueteando con una supuesta retirada y ayer dio una absoluta cátedra de cómo jugar al fútbol fácil y bien. Sin importar que marques o no y la sociedad Haaland-Sancho volvió a demostrar en una gran cita la complicidad y entendimiento que tienen… Y que si siguen en el Dortmund el próximo año hay que volver a temerles, y mucho.

Primero, el partido

El Borussia Dortmund consiguió la quinta DFB Pokal de su historia, la tercera en los últimos diez años. Certificó que es un equipo bastante duro de roer en esta competición, pues en otras tres ediciones ha llegado a la final en este periodo de tiempo. En un encuentro fue una muestra total de eficacia del cuadro de la Cuenca del Ruhr. Éstos no tuvieron ni más posesión ni más ocasiones que sus rivales. Eso sí, fueron efectivos cuando les tocó, fin de la historia.

Apenas había empezado el encuentro con el Borussia dominando y teniendo más la pelota cuando, a los cinco minutos, Sancho recibió en la frontal del área (mientras se frotaba las manos). Se sacó un disparo perfecto para batir al meta de los del Red Bull y hacer el 0-1. Vimos unos minutos con algo de barro, entradas y dos amarillas con las que se iba elevando poco a poco la intensidad del partido.

Poco antes de la media hora de partido, la bola cayó en los pies de Marco Reus y, como dice el refranero futbolístico: ‘Invente Marco, invente’. Bueno, igual no era del todo así, pero nos vale. Pase preciso al área tras una buena jugada de construcción del Borussia y gol del ‘cyborg’, gol de Haaland para poner tierra de por medio. Gran disparo a la izquierda de la portería. Por cierto, Upamecano por los suelos intentando frenar al noruego. Lo dicho, intentándolo…

Poco, o muy poco, del Leipzig en la final más allá de amasar la bola sin profundizar. Algunas cosas sueltas de Dani Olmo, también carreras para dar algo de chispa por la banda de Haidara. Pero debilidad defensiva, algo increíble teniendo en cuenta que hablamos de un equipo muy sólido en esa faceta con dos nombres de gran nivel atrás. Por ejemplo, Gulácsi en la meta y delante un tal Dayot Upamecano acompañado de Klostermann y Halstenberg, pero con Konaté viendo todos desde el banquillo. Ahí despertó un poco el Leipzig que tuvo unos minutos de rondar el área de Bürki con alguna jugada de pases en la frontal. Eso sí, sin llegar a ser remates, gran nivel defensivo del Borussia en los primeros 45 minutos, teniendo buenos minutos de Akanji.

La primera para los locales fue con Sorloth como protagonista, quien en el minuto 39 recibe un buen pase y dispara desde el borde del área, pero su remate sale desviado del poste derecho, siendo finalmente saque de puerta para Borussia Dortmund. Ahí lo tuvieron los de Nagelsmann, quien en nada pondrá rumbo a Baviera para ser el nuevo entrenador del Bayern y lo hará dejando este partido como su gran oportunidad de lograr un título con el RB Leipzig. Al final no pudo ser. Con todos ya pensando en el descanso, el que no lo hizo fue otra vez Marco Reus, que conectó con Sancho de nuevo para hacer en el descuento el tercer gol con un remate sencillo dentro del área. Entró el VAR a examinar la legalidad del gol. Instantes después explosión de júbilo para los aficionados del Dortmund al ver que el tanto subía al marcador. 

Dani Olmo, del RB Leipzig / transfermarkt

Un 0-3 con el que se cerró el primer tiempo que daba poco margen ya al Leipzig, que introdujo cambios en la segunda parte para dar entrada a Nkunku y Poulsen desde el banquillo. Buscó una rebelión que se dio… Pero tardía y en menor medida de lo que seguramente hubiesen querido. Eso sí, al minuto de arrancar el segundo periodo Nkunku metió el medio en el cuerpo a Bürki, pues en una carrera del recién salido recibió en la frontal del área y su ‘chut’ se estrelló en el travesaño. Los fans del Dortmund empezaban a buscar los desfibriladores, por si acaso… Pero tras eso, minutos tranquilos hasta que al fin llegó el primero del Leipzig. Fue gracias a un Dani Olmo que se atrevió a disparar desde fuera y consiguió poner el 1-3 cuando el marcador tanteaba el 71.

20 minutos por delante. Desde ese tanto ya no tuvieron ocasiones de peligro, como si un Dortmund que tuvo en los pies de Sancho la opción de hacer el cuarto. Pero el inglés no pudo batir al arquero húngaro en un uno contra uno. Eso sí, la rúbrica llegó tres minutos después con el segundo gol de la cuenta personal de ‘Haalalaland’. Siempre viviendo en un reino de goles y fantasía, que sin hacer un gran disparo logró pillar despistado a Gulácsi e hizo el 1-4 definitivo. Así se llegó al final del partido, no sin antes ser sustituir Terzic a Reus y Haaland para que se llevasen una sonora ovación de los suyos. Algunas voces apuntaban por redes sociales que Piszczek debía haber sido sustituido en el descuento también… Pero bueno, tuvo su momento de protagonismo después al ser manteado por los suyos.

Eterno ’26’

Y con ese partido, a la espera del último de este domingo ante el Mainz 05 fuera de casa, Piszczek ha puesto fin a once años de carrera en el Borussia. Pasó desde ser un (casi) desconocido a nivel europeo a ser considerado uno de los mejores y más fiables laterales de los últimos años. Sin mucho cartel, sin mucho protagonismo, pero el polaco se marcha por la puerta grande antes de emprender su última aventura futbolística.

Como decíamos, 381 partidos como jugador del Borussia Dortmund repartidos en 11 campañas en las que ha levantado dos Bundesligas, tres DFB Pokal y tres Supercopas de Alemania. Como toque negativo en su expediente aquella final de Champions perdida. Pudo haber sido el broche de oro perfecto a una carrera envidiable de muchos años muy buenos.

Reus, Haaland y Sancho

Si quieren, pueden dominar el fútbol como les dé la gana. Marco Reus tuvo momentos en los que pensó que igual seguir siendo futbolista no era la mejor opción posible, pero con los 9 goles y 14 asistencias que ha hecho ha demostrado que le queda cuerda y mucha magia todavía. Ah, y lo mejor de todo, 47 partidos jugados este año, una barbaridad si pensamos en el horrible expediente de lesiones que ha tenido. Por su parte, la primera campaña completa de Haaland como jugador del Borussia no ha estado mal. Se fue a los 39 goles y 11 asistencias en 39 partidos entre todas las competiciones (10 goles en la Champions, casi nada).

Enfermo, está enfermo, no se le puede decir mucho más. Por último, Sancho empezó el año en mala forma y con la cabeza algo puesta en Manchester. Finalmente ha vuelto a demostrar que siendo un jugador centrado y motivado es único en el mundo. De hecho, no es descabellado decir que pelearon Haaland por el ‘título’ de mejor jugador del equipo. Su campaña ha sido brutal. Y eso que ha jugado menos partidos que los otros dos: 16 goles y 19 asistencias en solo 36 partidos, lo que sale a casi gol producido por partido.

Loa grandes protagonistas de la final. Foto: @erlinghaaland
Foto @erlinghaalandLoa grandes protagonistas de la final. Foto: @erlinghaaland

Ahora toca el Mainz 05, último encuentro del año con la Champions en juego dependiendo de sí mismos. Si ganan entran en Champions en incluso un tropieza del Wolfsburgo les podría dejar terceros, pero si empatan o pierden… En fin, ser del Dortmund es eso, manera de disfrutar y maneras de sufrir. 

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar