¿Qué va a pasar en la F1 después de Silverstone?

¿Tendremos un punto de quiebre digno del apodo de Máxima Categoría, o veremos el comienzo de un declive sin precedentes?

Sutton Images
0 742

Desgraciadamente, lo que más se ha escrito y hablado del GP de Gran Bretaña no ha sido la carrera, ni el fin de semana con el experimento de la carrera de clasificación al sprint, sino de lo que sucedió en la primera vuelta en la curva 9: Copse.

Personalmente, he leído, escuchado y visto la mayor información que he podido hasta ahora, y creo que lo que sucede detrás de cámaras, y lo que podría suceder, es digno de tomar muy, muy en cuenta.

Intentaré desmenuzar de la mejor y más transparente manera posible esto de lo que hablo (o escribo), porque a pesar de lo que pareciera, no es tan fácil de descifrar.

Primero que nada, y lo más importante, es que Max Verstappen está bien, entero y sin consecuencias que tener en cuenta. O sea, el neerlandés estará en el GP de Hungría en poco más de una semana.

Segundo, hay que estar agradecidos por todo lo que la Fórmula 1 ha invertido e implementado en pos de la seguridad de los pilotos, y de los fans en los circuitos. El golpe del Red Bull, como ya sabrán, fue de unas impresionantes 51 G’s. Esto significa, para tenerlo en contexto, que una persona aguante 51 veces su propio peso durante una fracción de segundo (por lo menos).

@F1

Luego de dejar esto sobre la mesa, les comparto mis impresiones con la intención de resolver una simple pregunta: ¿Qué va a pasar con la F1 después de esto?

Creo que Michael Masi, a pesar de todos los descalificativos que se han hecho sobre él, está en una posición muy complicada. No es fácil lo que este señor hace, y mucho menos, si lo comparamos con su predecesor, Charly Whiting.

Lo mismo hay que decir de los Comisarios (Stewards), que determinan las acciones con lo que tienen a disposición. Y algo muy importante, y que Masi ha dicho, es que lo que se juzga es la acción, no las consecuencias.

Aquí es donde entramos a terreno pantanoso. La FIA tiene un reglamento de sanciones, pero siempre está a consideración de los comisarios, quienes no son los mismos en cada una de las carreras. En pocas palabras, interviene siempre el Factor Humano.

Ross Brawn, director de la F1, ha dicho en entrevista que no permitirán una cacería o que se cobren venganzas. Algo que, según mi punto de vista, es demasiado complicado de conseguir, a menos que les prohíban a los pilotos competir libremente en pista.

@F1

Esta situación, con lo dicho por Brawn, asoma un tema un tanto más delicado. Significa, leyendo entre líneas, que las reglamentaciones no son suficientes para “contener” a los pilotos, y abre una ventana de probables situaciones críticas.

Ojo, que no digo que vayan a suceder. El punto es que, viendo lo visto en la carrera, las cosas fácilmente se pueden salir de control.

Para aclarar un poco más este tema, es necesario que retrocedamos al domingo. Después del accidente, vimos varias maniobras en la misma curva. Dos de parte de Hamilton, y una realizada por Fernando Alonso.

Las dos maniobras del británico fueron muy parecidas a la del incidente con Verstappen. Pero hay diferencias importantes que remarcar. Seguramente ya lo han leído en algún lado, o visto en cantidad de videos. Vamos a resumirlo así: En esas dos maniobras, Hamilton toma una línea distinta a la que tomó con Verstappen. Una línea más cerrada, como probablemente debería de ser, pero sigue siendo la “línea sucia” de carrera.

Ambos adelantamientos, contra Lando Norris y Charles Leclerc, los llevó a cabo de la misma manera. ¿Por qué no hubo toques con ellos entonces? Hay varias respuestas posibles, pero todas tienen algo en común. Ni Lando ni Charles querían arriesgarse a quedar fuera.

Toca el turno de repasar la maniobra del español. Contrario a lo que hace Hamilton, Alonso presiona para buscar el exterior de Copse, no para ir por el interior. Cuando consigue la posición, Alonso afloja en el momento de hacer la trazada hacia el ápice, queda detrás, pero consigue mejor tracción para la recta y terminar el adelantamiento.

@AlpineF1Team

Numerosos pilotos y ex pilotos, concuerdan que, en esa curva, a esa velocidad, es imposible pasar limpiamente por dentro. Las posibilidades de toque son altísimas, así como la gravedad. Incluido Hamilton. Pero entonces, ¿por qué lo hizo así?

Bueno, es una respuesta que sólo el británico podrá responder, pero una cosa es cierta y la podemos deducir. Lewis lo hace así, sabiendo las consecuencias, pero también sabe que solamente con Verstappen puede ocurrir algo como lo que ocurrió.

¿Por qué? Pues porque, simplemente, los demás pilotos no se van a arriesgar. Esto significa que es una maniobra sucia que caería en lo antideportivo. Y, por consiguiente, difícil de juzgar o de sancionar si no hay toques.

Lo triste es que aquí no acaba la cuestión. Esta es una maniobra que Hamilton ha hecho infinidad de veces, y en prácticamente todas, sale bien librado. Ahora me viene a la mente lo que pasó con Alexander Albon, o alguna que otra contra Sebastian Vettel. ¿Coincidencia? ¿Suerte? Personalmente, no lo creo.

Aunque me niego rotundamente a pensar que lo haya hecho a propósito. Realmente no quiero creer eso.

Me inclino más a pensar en lo que muchos han estado diciendo por varios años. Parece que las autoridades tienen preferencia por ese equipo y ese piloto. Podríamos catalogarlo como un patrón inherente a la F1, aunque la realidad es que, si esto es cierto, estos últimos 8 años han sido bastante más cínicos que antes.

Recientemente hemos sabido que el costo del incidente será de 1.3 millones de libras para Red Bull. O sea que el golpe no sólo ha afectado en la pista y en los puntos, también en el presupuesto y en las líneas de producción de piezas de actualización. Un golpe directo a la búsqueda de conseguir los campeonatos.

Christian Horner sigue en pie con la idea de ir a los tribunales. Aquí puede abrirse una caja que varios equipos preferirían se quedara cerrada, y me parece que Red Bull debería ser uno de ellos. Pero si esto es así, y al final se abre, entonces se marcará un precedente digno de la tradición e historia de este deporte.

@F1

Desde el lado del piloto afectado, bien podríamos pensar en que, en la primera oportunidad que tenga, se vengará de lo ocurrido. Es lógico por un lado porque conocemos quien y cómo es su padre. Pero es ilógico por el otro porque eso afectaría mucho más su intención coronarse.

Y por último, él mismo. Estamos hablando de Max, quien ha sido catalogado como un piloto agresivo desde que se subió a su primer F1. Irónicamente, es uno de los 3 pilotos que actualmente no tiene ningún punto en contra en su licencia.

Este dato no es menor, porque nos muestra que, por lo menos en un año, la madurez de Verstappen ha crecido y que no ha cometido errores deportivos. Si nos liamos por ahí, tendríamos que pensar en que el neerlandés buscará la venganza en pista, de manera legal.

En pocas palabras, parecería indicar que Max buscará humillar a Hamilton lo antes posible, y en el mayor número de carreras posibles. El problema es si podrá el RB16B batir al W12 con sus potentes actualizaciones.

Con las declaraciones de Brawn llenas de intenciones, las acciones de Leclerc y Norris luego del incidente en Silverstone, los antecedentes de Hamilton (que simplemente no podemos obviar), la posible revancha en camino y las intenciones de Red Bull de llevar esto a los tribunales, la cosa no pinta muy bien para el futuro.

Como decía, puede darse un precedente importante, pero es más complicado de lo que las palabras puedan sugerir. El hecho es que la puerta ya está abierta. No podemos, entonces, descartar las posibilidades de que algún piloto o equipo consideren jugar sucio, sabiendo que las sanciones son, a luces de todos, inconsistentes y ridículas.

¿Qué podemos concluir? ¿Qué pasará en la F1 de aquí en adelante?

Yo espero y quiero tener la esperanza firme en que veremos lucha, esa que nos enamoró a muchos en años lejanos. Batallas en pista entre dos seres humanos que se juegan la vida a bordo de sus fierros.

Pero no puedo dejar de pensar en que las batallas, cada vez más, se irán jugando en los escritorios. Tampoco que la infección que tienen todos los deportes en los altos puestos de dirigencia se imponga a lo deportivo.

Estamos ante un punto de quiebre. Para mí, un poco más importante de lo que los medios, las declaraciones o los hechos pueden suponer. Un punto de quiebre en donde veremos qué importa realmente más. El puro negocio, ese que mata la deportividad y la emoción; una mezcla absurda entre esto, o el renacer de la competencia que sigue llamándose la Máxima Categoría del Automovilismo. Ojalá tengamos la última opción.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar