Fernando Alonso cuenta un poco más sobre su historia en la F1, su regreso y su más grande rival, Michael Schumacher

El español se abre y habla de cosas que no habíamos escuchado de él acerca de su carrera dentro y fuera de la Fórmula 1

@AlpineF1Team
0 1.580

El piloto español, Fernando Alonso, habla extensivamente en el podcast oficial de la Fórmula 1 sobre prácticamente todo.

La charla se llevó a cabo durante el fin de semana del GP de Qatar, sin saber que el domingo sería el día en que regresaría al podio luego de 7 años. Todos conocemos esa característica propia de Alonso al hacer declaraciones, pero esta vez, lo que cuenta es completamente de él, de lo que le significa la F1, lo que ha sido su regreso, el asunto de la edad y los compromisos que ha tenido que hacer para estar en el máximo nivel.

Pero más importante, nos cuenta un poco de la historia de su paso por la Máxima Categoría y la pasión que siente por este gran deporte que tanto amamos.

Getty Images

Para empezar, lo que muchos se han estado preguntando, es sobre la edad y la forma que necesita tener para seguir compitiendo. También de los cambios que ha tenido que hacer para adaptarse y el gozo que es haber regresado:

“La edad es eso que más ha cambiado en mi carrera. Cuando era más joven, podía dormir casi en cualquier lado sin que me afectara el jet lag. Ahora, sin que me afecte mucho, sí necesito más días para acostumbrarme a la nueva zona horaria.

Pero en el coche no afecta, porque cuando estás en él, no tienes limitaciones en el aspecto físico. Parece que tu cuerpo se enciende, la adrenalina y la concentración están tan altas que no te percatas de ningún problema que puedas tener en el momento. Ni físico ni mental. El coche te absorbe completo.

Cuando tengo alguna preocupación o problema personal, o si he tenido algún incidente reciente, al llegar al pit lane todo se olvida.

Ahora estoy disfrutando mucho el regreso. He llegado con la mente limpia, me siento privilegiado y estoy muy contento de volver. Después de dos años fuera me doy cuenta de lo afortunados que somos por pilotar estos coches.

Hay muchísimos pilotos con talento en el mundo que no tienen la oportunidad de subirse a un F1 en toda su carrera. Yo tuve el lujo de elegir cuando parar, pero un mayor lujo de decidir cuándo volver. Regresé con una sensación grande de agradecimiento al deporte, al equipo y por eso disfruto cada segundo”.

Fernando revela la realidad de su retiro en 2018, de lo que pasó, cómo lo vivió y lo que necesitaba en ese momento de su vida:

“Necesitaba retos diferentes en mi carrera. Estaba tentando por Le Mans, corrí las 500 millas de Indianápolis un año antes. Quería retarme a mí mismo con algunos otros pilotos top de otras disciplinas y estos retos seguían en mi cabeza.

Quería saber si podía hacerlo bien en otras competiciones. No es que no estuviera enamorado de la Fórmula 1, pero en ese momento sentía que estaba perdiendo el tiempo. No existía la oportunidad de luchar por victorias o podios.

Quizá en 2015 o 2016 hubiera sido mejor. Pero no tenía la bola de cristal para poder saber lo que pasaría en 2017 y 2018. Siempre tienes la esperanza de que vas a tener una oportunidad de pelear pos cosas grandes.

Y no sé, estaba convencido ese año que era el momento adecuado. Incluso, pese a seguir amando la F1, tenía todas estas otras cosas en mi cabeza, así que no fue tan duro dejarlo”.

@F1

Antes del inicio de la pretemporada, el accidente en bicicleta lo obligó a perderse algún tiempo de prácticas, y a pesar de que él esperaba estar listo, sí le complicó llegar en su mejor forma a la carrera en Bahréin.

Luego, fue evidente que Alonso tuvo problemas de adaptación, y también nos habla de lo complicado que fue encontrar la ventana con los neumáticos, una situación que estuvo ahí por varias carreras:

“Con el accidente, los médicos me dijeron que estaría bien 10 o 12 días después de la operación. No fue un problema realmente, pero viendo el principio de la temporada, quizá necesitaba más tiempo en el coche o en el simulador de la fábrica durante el invierno.

Probablemente perderme el test de Paul Ricard fue importante, porque me ha costado cinco o seis carreras estar en mi 100%. Aunque quizá sin el accidente hubiera necesitado dos o tres. Entonces sí me afectó en ese sentido. Todavía voy mucho con la bici, pero sí creo que me ha condicionado mi preparación de los entrenamientos diarios.

Sí, soy consciente de que ahora hago cosas distintas que antes ni pensaba. Tengo más cuidado con la bici y prefiero apartarme unos 10 kms a un lugar más tranquilo. En Europa, en ciudades como Lugano donde fue el accidente, la combinación de coches y bicis no va bien.

Los pilotos que cambiaron de equipo tuvieron problemas con los coches, porque adaptarse a un nuevo todo es difícil. Además, la construcción distinta de las gomas lo hizo aún más complicado. Ese fue mi principal problema. No sentía el límite del tren trasero.

Mi estilo de pilotaje es ligeramente distinto al del resto a la hora de usar el volante. Giro mucho al principio de la curva y eso me dice cómo está el coche y cuánto agarre tengo disponible. Si me quitas eso de las manos y la información que me da, estoy perdido. No sé qué hace el coche y cuánto agarre tiene”.

XPB Images

Después de su aventura por Ferrari y McLaren, Alonso regresó a la escudería donde obtuvo sus dos campeonatos, aunque con nombre distinto. Esto lo hizo hablar de las diferencias que hay entre equipos y lo que fue su experiencia en el primero que le dio la oportunidad de correr:

“La Fórmula 1 ha cambiado. Estamos en una era digital. La tecnología, los motores híbridos lo sofisticados que son ahora los coches aerodinámicamente. Pero también el equipo lo ha hecho en el sentido del desarrollo de nuevas herramientas. La fábrica es mejor, la gente allí es más inteligente ahora y está en línea de las altísimas exigencias de la actual F1. Pero en Enstone, tienen el mismo ADN.

Estoy en un ambiente familiar con una mentalidad ganadora. Tuvieron éxito alguna vez y quieren repetirlo. Aunque no estén las mismas personas, hay muchos que quieren repetir ese éxito pronto.

Cada equipo tiene sus maneras y su ADN histórico, con quiénes han corrido. En Renault te encuentras un ambiente familiar y un acercamiento muy agradable. Ferrari es más pasional, más caótico, quizá porque es más propio del ADN latino de España o Italia. En McLaren son más serios y precisos, pero quizá les falta comunicación interna. Aunque todo es un muy profesionalizado.

Son ambientes diferentes, pero quieren encontrar los límites y llegar al mismo objetivo, que es crear el coche más rápido posible. Son todos extremos en ese sentido.

A Minardi lo pongo más en el lado italiano. Es parecido a Ferrari en ese sentido. Lo que me encontré fue un grupo de gente totalmente apasionada por la Fórmula 1, con muy pocos recursos, y en un ambiente totalmente cambiante.

Al principio de la temporada era Minardi, dos meses después no podía correr en Australia por falta de fondos, vino Paul Stoddart al último momento y fuimos allí sin hacer pruebas en invierno… ¡Era impensable entonces y ahora! Fue parte del caos, pero también de la pasión de los equipos italianos. En aquel momento era más normal, quizá. Al final fue genial empezar ahí porque aprendí mucho y siempre les estaré agradecido”.

formula1.com

Su primer compañero de equipo fue Kimi Räikkönen, un piloto que llevaba una carrera en ascenso pero que, al mismo tiempo, ninguno de los dos sabía lo que pasaría después. Nos habla de su relación con quien este año dejará el Gran Circo:

“Cuando debutas no tienes clara la idea del futuro que te traerá. Ambos hemos tenido una carrera espectacular, hemos sido campeones y ganado carreras, pero en 2001 no teníamos claro qué nos iba a pasar ni que íbamos a tener ese éxito.

Estoy feliz de haber compartido tantos años con Kimi. Es un gran carácter en la Fórmula 1 y le vamos a echar de menos el año que viene. Es muy honesto. No juega, es lo que ves. Parte de esto quizá enmascara lo que vemos de él: frío, poco hablador. Pero es una persona diferente por dentro. No es tan ‘Iceman’, es bastante caliente por dentro. Tienes que conocerle y verle fuera de las carreras para entender cómo es el verdadero Kimi.

Nos hemos visto muchas veces fuera, en aeropuertos, restaurantes, de fiesta alguna vez. Sí es de los que me gusta encontrarme. Con él se puede hablar claramente sobre muchas cosas. Es muy directo y en muchas cosas sobre la Fórmula 1 pienso como él.

Comparto en cómo vivimos en una burbuja que no es el mundo real. Tenemos estas instalaciones, esta vida fácil, viajamos en aviones de lujo y dormimos en hoteles de 5 estrellas, tenemos la ayuda de todos. Pero el domingo por la noche somos gente normal. A veces hablamos de lo falso que puede ser este mundo”.

Getty Images

A pesar de todos los lujos, la vida de un piloto de F1 trae consigo muchos sacrificios y un coste personal bastante alto. Es una situación a la que pocas veces le damos el valor correcto. Nos olvidamos que los pilotos también son personas normales y que a veces quisieran una vida lo más normal posible. Pero al mismo tiempo, son personas que están dispuestas a sacrificar lo que sea por alcanzar sus metas.

Fernando es claro lo que esto ha significado para su vida, pero también afirma que siempre ha estado buscando más y más, sin perder ese sentimiento de haber conseguido mucho más de lo que soñaba al inicio de su carrera:

“Diría que sí me ha costado, pero no te puedo decir qué echo de menos de una vida normal al detalle. Entré en el paddock con 19 años y ahora tengo 40, y estás casi toda tu vida lejos de tu familia y amigos, e incluso quizá pierdes algunos, pero cuando entras aquí estás viviendo un sueño.

Si empiezas en un kart, tu sueño es llegar a ser piloto de Fórmula 1 y estás dispuesto a sacrificar lo que sea. Pero porque nunca hemos tenido una vida normal: con 12 o 13 años estás compitiendo internacionalmente en karts. No sabemos lo que es una vida normal, no sabemos lo que significa, aunque a veces sí quisiéramos una.

¿Desconexión de la competición? Realmente no (risas). Han sido dos años muy intensos, cambiando de coche casi cada fin de semana.

He pilotado para Toyota en el WEC, pero a la semana siguiente estaba en Doha con el coche del Dakar surfeando las dunas, y a la siguiente estaba en un óvalo con el coche de Indianápolis… Siempre he tenido un volante en las manos. No he llegado a tener una vida normal tampoco.

Y no, creo que no mereció más. Obtienes lo que mereces. Hay algunos ejemplos en los que quizá son injustos, en la manera en la que algunos ganaron campeonatos o carreras que se puede discutir si no hay mejores en la parrilla, pero no lo sabremos nunca porque cada uno estamos en un coche. Y viceversa. Hay muchos pilotos con talento que no han llegado ni siquiera a la F1. Hay muchos jóvenes de categorías inferiores que han ganado todo y nunca tienen la oportunidad.

Aquí lo mismo. Tenemos 20 pilotos increíbles en la parrilla y quizá el 90% no ganen nunca una carrera de Fórmula 1. Y eso es injusto, porque se lo merecen.

Cuando pienso en mi carrera, he tenido la suerte de ganar dos Mundiales y pongo también las victorias de Le Mans, Daytona, el Mundial de Resistencia, el de karts. He conseguido mucho más de lo que había soñado cuando empecé. Nunca consideraré injusto o desafortunado mi reconocimiento. Pero sí me gustaría que más tuvieran la oportunidad de ganar alguna vez”.

@WEC

Mucho se ha hablado de los errores que Alonso tuvo a lo largo de su carrera. Que si los cambios de equipo, que si el momento fue el adecuado o no. Pero el asturiano cree que todo lo que hizo fue para mejorar y que a veces no tienes la suerte que otros sí:

“¿Un error el McLaren de 2017? No, fue el Toyota de 2018 y 2019 en el WEC (risas). En F1 quizá haya llevado el mejor coche tres veces.

En la primera mitad de 2005, que el McLaren de Kimi era más rápido, sí, pero no tenían la fiabilidad; la primera parte de 2006, que tuvimos el mejor coche y después Ferrari y quizá Bridgestone llegaron con una actualización muy fuerte; y 2007 estuvo muy igualado, no creo que tuviéramos el coche más rápido claramente, porque en algunas estaba McLaren y en otras Ferrari mejor. Esos dos o tres años tuvimos una gran oportunidad de ganar campeonatos y ganamos dos, así que está bien”.

Alonso habla de lo que significó ganar el bicampeonato con Renault, y también de la rivalidad con Michael Schumacher, quizá la más grande que haya tendido la oportunidad de disfrutar:

“No cambia ni disfrutas o te enorgullece más ser el candidato o el favorito. Para nosotros lo más grande en 2005 fue ganar un campeonato que no esperábamos.

Sí, Renault estaba mejorando, pero no hasta el punto de pelear por ganar el título. Nos llevamos una fantástica sorpresa que te da una doble felicidad. El segundo campeonato fue pelear con Michael.

Sinceramente, la temporada 2006 y cómo se sintió en aquel momento fue alucinante. Luchábamos contra la leyenda, contra Michael, contra Ferrari.

Michael decidió parar en Monza y desde entonces fue una pelea muy intensa. Incluso en Brasil peleamos por el título, y antes de la carrera nos dimos la mano y le desee mucha suerte en el próximo capítulo de su carrera. Pero estábamos luchando por el campeonato, así que fue una mezcla de sensaciones.

Fue un momento especial. Michael fue el mayor rival que he tenido en mi carrera. Fue un profesor para mí en muchas cosas. Era joven, llegaba a la Fórmula 1 y estaba luchando por un campeonato que quizá no estaba listo para semejante reto. Y al lado tenía a Michael, con todo su conocimiento y su mentalidad de no rendirse nunca, de intentar cosas especiales en cada carrera.

Recuerdo que Renault llevaba un mejor coche, o que pensábamos que llevábamos cosas mejores, y de repente llegaba el fin de semana, hacías la pole que más o menos te esperabas. Y cuando mirabas la tabla de tiempos, veías a Michael segundo y te preguntabas cómo era posible.

Pensabas que iba a ser un fin de semana para tomar buena ventaja en el campeonato, pero en un mal fin de semana para él, era segundo. Era increíble el rendimiento que podía sacar en un fin de semana donde no era competitivo. A veces hacía magia”.

formula1.com

Para terminar, también nos cuenta cómo fueron sus otras grandes rivalidades en las luchas por títulos:

“He peleado con todos los campeones de mi generación. Con Lewis no tuvimos la competición que yo deseaba, digamos. Sí, en 2007 compartimos equipo y para la gente puede parecer que es la mayor pelea que puedes tener, pero ese año ninguno de los dos estábamos listos. Es entendible que él no lo estuviera, porque era novato y acababa de llegar a la F1, pero yo no rendí al máximo tampoco. No llegué a integrarme en el equipo.

Ambos luchamos por el título y por victorias, pero no estuvimos bien gestionados en ese momento. Todo el 2007 pensamos: ‘vale, acabamos con los mismos puntos en el campeonato, que se puede ver como una buena pelea, pero ambos podríamos haberlo hecho mejor’.

Incluso en los años siguientes yo tuve mejor coche que él, cuando yo estaba en Ferrari y él en McLaren aún, y no pudimos luchar directamente. Cuando él cambió a Mercedes tuvo un mejor coche, pero tampoco tuvimos la oportunidad de luchar. Es un punto perdido en mi carrera, pero es una leyenda en el deporte. Y él, como Michael, te lleva al límite. Si quieres ganar a Lewis, tienes que rendir al máximo.

El otro es Sebastian. No tuvimos nunca el mismo paquete para competir rueda a rueda, y aún así pudimos pelear por el campeonato un par de veces hasta la última carrera. En 2010 y 2012, había que rendir al máximo para batir a un Red Bull ligeramente superior. Tuvieron algunos problemas de fiabilidad, y nosotros pudimos mantener la lucha, aunque teníamos que abordarlo cada fin de semana. Ambos fueron mis mayores rivales y les respetaré mucho para siempre”.

XPB Images

Este piloto que comenzó su sueño desde muy pequeño, ha sabido ganarse el lugar como uno de los más grandes de la Fórmula 1 en toda su historia. Quizá el número de campeonatos no le hagan justicia a lo mucho que ha aportado al deporte.

Su forma de hacer las cosas, de pensar, de hablar, pero sobre todo, su manera única de pilotar hacen que se siga distinguiendo de los demás pilotos. Aunque no seas fan suyo, y más bien no te guste nada, creo que es un privilegio seguir viendo a Fernando Alonso en las pistas de la Fórmula 1.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar