Y Klay Thompson ya asoma por el horizonte

El escolta de Los Warriors ya hace sesiones de entrenamiento y tiro y se deja ver en el campo antes de los partidos, poniendo los ojos vidriosos de aquellos que desean su vuelta lo antes posible

Foto: ncbsports
0 2.901

875 días. Tal cual, ese es el tiempo que lleva sin jugar al baloncesto Klay Thompson, desde el 14 de junio de 2019.  Más que decir que lleva dos años largos sin fumar, para algunos es una vida. Cuando Klay Thompson se lesionó el Covid-19 no tenía amenazado a China ni al mundo entero. Donald Trump seguía como presidente de los EEUU, Reino Unido seguía perteneciendo a la UE, las elecciones de Venezuela aún no se habrían producido. Además, ‘Anonimous’ aún no había lanzados las amenazas de los documentos que implicaban en asuntos turbios a muchas personalidades.

Ahora, en unos Warriors en los que Stephen y Dray están siendo los líderes naturales del equipo, todo el mundo espera que vuelva lo antes posible. Eso sí, paciencia que su fecha tiene vuelta: 25 de diciembre, día de navidad. Será en el Chase Center y ante unos Suns que son los actuales finalistas de la NBA. Darán seguro un partidazo en una fecha señalada ya no solo por los fans de Golden State, sino por la liga en general. Mientras tanto, le vemos haciendo sesiones de tiro con gran eficacia y cada vez más fino, como ocurrió el otro día ante los Hornets, que se le vio de corto y muy enchufado.

El talento de Klay Thompson es único, y es ya mucho tiempo sin verle por el parquet. Culpable de algunas de las noches más incendiarias de la historia de la NBA, es buen momento para recordar algunas de las locuras que ha conseguido en la liga.

La primera que se viene a la cabeza es ante los Sacramento Kings, que logró 37 puntos sin fallar ni un solo tiro en todo un cuarto, lo que significa la máxima anotación de la historia de la liga en solo 12 minutos (13/13 en tiros de campo y 9/9 en triples). En la temporada 16/17, un 5 de diciembre ante los Pacers de Paul George, Klay logró su máxima anotación con una actuación de absoluta demencia. En total en 29 minutos de juego alcanzó los 60 puntos.

Si te parece que es casi imposible, hay que recordar que los hizo botando la pelota apenas 11 veces (11 VECES) en todo ese tiempo. Para continuar, en la temporada 18/19 Klay arrancó muy mal desde el triple con apenas un 13% desde el perímetro, pero llegó el duelo ante unos Bulls que eligió como víctimas de su siguiente trituradora: 14/24 en triples para superar el récord de Stephen Curry en un partido y un total de 52 puntos en apenas 26(!!!) minutos, sin pisar la pista ni un minuto en el último cuarto.

Cuando parece que todo eso ya es suficiente, llegó enero de 2019 y un partido ante los Lakers que volvió a mostrar la mejor versión del escolta: en 26 minutos alcanzó los 44 puntos con la barbaridad de 10/11 en triples, pero empezó el encuentro anotando los primeros diez en hilo, sin titubeos.

Y, solo unos meses después, jugó su último partido en la NBA hasta la fecha. En junio de 2019 los Warriors estaban jugando sus quintas finales seguidas en una serie que iba 3-2 a favor de los Raptors con el sexto partido en juego, en el que Klay Thompson estaba absolutamente desatado con 28 puntos en 30 minutos (8/12 en tiros de campo) con su equipo 3 arriba.

Intentó en una contra hacer un mate ante Danny Green y… Todos sabemos lo que pasó, dejando para siempre unas imágenes que los fans de Los Warriors jamás olvidarán: todo el Oracle en silencio, Curry sentado solo en una esquina del campo viendo todo tras haber tirado un balón al suelo con toda su rabia… Y Klay saliendo del túnel a tirar los tiros libres que le correspondían con el Aquiles roto diciendo que quería trotar un poco y seguir tras anotar esos dos lanzamientos. Incluso, al anotar, bajó a su campo esperando a que los Raptors armasen jugada de ataque mientras él se preparaba para defender. Repetimos, tenía en ese momento el tendón de Aquiles roto…

El tiempo corre. Klay Thompson está cada vez más cerca, y con el recuerdo de que la NBA no lo ha incluido entre los 75 mejores de la historia de la liga… El escolta querrá venganza. Como vimos en la segunda película de Harry Potter: “Enemigos del heredero, temed”.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar