Dios Salve al Rey, Dios Salve al CH Molina Sport

El conjunto grancanario se proclamó en Cartagena por tercera temporada consecutiva como campeón de la Copa de SM El Rey de Hockey Línea, imponiéndose en la gran final al campeón de la Liga Élite, el CPLV Caja Rural, por un claro 4-1

Imagen de Luis Velasco (RFEP)
0 420

Hazaña sin precedentes la que lograba el CH Molina Sport sobre la pista del Palacio de Deportes de Cartagena en la mañana de ayer, convirtiéndose en el primer equipo que con el nuevo formato del torneo del KO, conseguía levantar el entorchado de campeón llegando a la cita como tercer clasificado tras completarse la primera vuelta de la temporada regular en la Liga Élite.

Por si fuera poco, la entidad presidida por Alejandro Molina, conseguía sumar su tercera Copa del Rey de hockey línea de manera consecutiva, tras lograr la primera en 2020 en Valladolid, la segunda en 2021 ejerciendo de anfitriones y en este 2022 la tercera por primera vez en terreno neutral en una pista desconocida para los seis participantes en el torneo del KO.

Imagen de Luis Velasco (RFEP)

El CH Molina Sport se presentaba en Cartagena con buenas sensaciones tras arrancar el nuevo año con una exhibición ante el Espanya, aunque también tras tener que aplazar su encuentro liguero ante Hornets Castellbisbal por un brote de COVID-19 en la plantilla y lo hacía con la necesidad de tener que superar una ronda previa de cuartos para acceder a las semifinales, al perder la condición de cabeza de serie tras una primera vuelta que permitía a Tres Cantos PC ocupar la segunda plaza tras CPLV.

Los canarios no tardaban en demostrar en su estreno copero ante CHC Las Rozas su demoledora pegada, con un 7-2 que les colocaba en semifinales ante su verdugo en la Supercopa de España, un Tres Cantos PC que llegaba a la cita descansado y con el aval de haber derrotado a los grancanarios en el Pabellón Carlos García San Román en la primera vuelta.

Imagen de Luis Velasco (RFEP)

Jimmy Teed parecía volver a erigirse en la bestia negra del ataque de un Molina que se topaba con el muro canadiense para impedir una victoria holgada y merecida en una semifinal que de manera increíble se ponía cuesta arriba para los insulares a falta de poco más de tres minutos y medio para el final, con un 3-1 a favor de los Kamikazes, que a pesar de su propuesta ultra defensiva, habían logrado aprovechar sus oportunidades a la contra para poner contra las cuerdas al vigente campeón.

Sin embargo este CH Molina Sport volvería a demostrar su capacidad para sobreponerse a los peores momentos, detenía el juego con un tiempo muerto crucial para lo que faltaba por llegar.

Jacob Tenemyr se echaba el equipo a las espaldas y demostraba el porque es sin duda alguna el mejor jugador de la Liga Élite, colocando el empate a 3 tras convertir 2 goles en un abrir y cerrar de ojos, para forzar una prórroga en la que el killer sueco se vestía de asistente de lujo para matar a Tres Cantos con un gol de oro, en el que Chuck Baldwin aprovechaba el regalo de su compañero para fusilar a un Jimmy Tweed que nada podía hacer para evitar el pase a la gran final de los grancanarios.

Imagen de Luis Velasco (RFEP)

En la finalísima esperaba un CPLV Valladolid que llegaba en un momento espléndido a la gran cita, como líder de la Liga Élite, subcampeón de Europa y tras golear en semifinales al Espanya HC por 6-2, además de llegar con el aval de haber derrotado a los canarios en temporada regular en el desempate.

Pero el CH Molina Sport hace tiempo que aprendió la lección de que las finales no se juegan, sino que se ganan, bastándole 5 segundos para adelantarse a los pucelanos en el marcador con una genialidad de Tenemyr que sorprendía a un Javier Tordera sin tiempo prácticamente para acomodarse bajo los palos de su portería.

Imagen de Luis Velasco (RFEP)

Edu Cabalín recompensaba la propuesta ambiciosa de los canarios con un segundo gol y todas las alertas se desataban en el banquillo del campeón de liga, que a pesar de recortar distancias con un tanto de Marcos Pérez, poco más podía hacer ante el juego colectivo, vibrante y vertiginoso de un Molina que asediaba la portería de Tordera, hasta lograr perforar su portería en 2 ocasiones más, con Tenemyr ejerciendo de MVP, para lograr aumentar la leyenda de un equipo inolvidable, que conquistaba Cartagena para volver a colocar a los canarios en lo más alto de un torneo del KO que les encumbraba como los genuinos Reyes de Copas por tercer curso consecutivo.

Imagen de Luis Velasco (RFEP)

La Liga Élite, la Copa de Europa y la Sparta Cup son los siguientes retos para un equipo de leyenda capaz de hacer posible lo imposible y que quiere seguir llevando el nombre de Gran Canaria con orgullo por el viejo continente en los años venideros.

«Dios Salve al Rey, Dios Salve al CH Molina Sport».

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.