La correlación de datos entre el túnel de viento y la pista, el gran problema de Red Bull

En contra de lo que es habitual para los de Milton Keynes, el aspecto aerodinámico está siendo su talón de Aquiles este 2017

De todos es sabido, que el aspecto aerodinámico ha sido siempre el aspecto más fuerte del equipo Red Bull. El motor Renault, (otros años llamado Infinity) nunca fue de lo mejor de la parrilla, pero ese motor, combinada con un gran trabajo aerodinámico, les han hecho durante mucho tiempo ser el equipo más fuerte o como mínimo poder luchar por serlo.

el-tunel-de-viento-la-herramienta-estrella-en-la-formula-1-201521336_2
Red Bull

Sin embargo, y a pesar de que se sabía que esta temporada  la aerodinámica iba a tener una mayor importancia que en años anteriores, parece que las cosas no van tan bien en este aspecto como estaban acostumbrados.

Según informaciones surgidas desde la misma escudería, parece que la correlación de datos de diferentes componentes, entre el túnel de viento y la pista no eran exactos.

La correlación de datos ha sido de siempre uno de los mayores problemas de los equipos, solo hay que preguntarle a Ferrari no hace muchas temporadas.  Estos datos provienen de varias fuentes, el mismo túnel de viento, la Dinámica Computacional de Fluidos, las mediciones en pista, y como no, las sensaciones que el piloto pueda expresar a sus ingenieros.

Cuando no se consigue una buena correlación de todos estos datos, surge un problema, además grave, y costoso en tiempo y dinero de resolver. Pues parece que este es el caso de Red Bull. Por lo que la realidad que prevén en la fábrica de Milton Keynes, no se corresponde luego con la que descubren más tarde en pista.

El jefe del equipo, Christian Horner ya afirmó hace unas semanas que tenían un problema con esto, y aunque parece que poco a poco están consiguiendo resolverlo, todo el programa de desarrollo se ha resentido.

“Llegamos realmente con el pie cambiado, las herramientas no funcionaban en la pista en correlación a las simulaciones del túnel de viento, y eso nos llevaba un poco perdidos.”

Horner asegura, que el tamaño fue el gran culpable:

“El tamaño del coche y el de los neumático nos dieron datos falsos, cuando de siempre había sido algo muy fiable, perdiendo de repente esta exactitud entre los datos de pista y los del túnel.

El gran problema que tuvimos fue que el coche, se hizo mucho más ancho, más grande, y eso bloqueó el túnel, que en nuestro caso particular era bastante sensible a esos datos. Todo esto nos costó entenderlo más de dos meses.”

Pero por suerte, parece que poco a poco están consiguiendo subsanar estos problemas, y Horner espera ser mucho más fuertes de aquí al final de temporada:

“Desde la carrera en Barcelona, ​​en cada GP hemos conseguido sacar más y más rendimiento del coche. Hemos logrado tener buenos progresos. Nos costó recuperar el terreno perdido, ya que los demás tampoco se estaban quietos, pero esperamos tener una segunda mitad de temporada mucho más competitiva.”