Estamos en semana de gran premio, y en esta cuarta cita del campeonato, la Fórmula 1 llega a Bakú, un circuito que nos ha regalado carreras emocionantes desde que debutó en la categoría reina en 2017. A este Gran Premio de Azerbaiyán, Renault llega con ganas de resarcirse y dejar atrás un comienzo de temporada con más sombras que luces respecto a lo que de ellos y sus pilotos se espera.

Pero lejos de comenzar a dar el salto desde la primera carrera, lo que verdaderamente ha destacado de los monoplazas galos ha sido su falta de fiabilidad en estas tres primeras citas. Además de ello, el coche “arrastra” problemas que ya acusaba el RS18, y que no parecen haber sido resueltos aún. Las evoluciones tendrán que llegar y hasta entonces, Nico Hülkenberg y Daniel Ricciardo tendrán que intentar luchar con lo que tienen, que no es poco, pero desde luego aún no es lo que esperaban.

@HulkHulkenberg

Bakú, circuito urbano, pero rápido y donde pasan muchas cosas, es una buena oportunidad para redimirse y luchar por estar arriba a la espera de que lleguen mejoras en el RS19. Así se pronunciaba sobre lo que esperan Nico Hülkenberg.

“Bakú es muy interesante con diferentes sensaciones a una carrera normal. También es distinto de cualquier otro circuito urbano porque todo está muy cerca. La carrera siempre es interesante. He tenido mala suerte en los últimos dos años, pero tienes que estar en el momento y lugar adecuados para aprovechar la oportunidad”.

“La recta es seguramente la sección más destacada. Puedes conseguir un extra gracias a otros coches, como vimos el año pasado con los Red Bull. Aquí puede pasar de todo. El sector intermedio tiene curvas sinuosas, de baja velocidad y con muros a ambos lados. Tenemos que salir de nuestra zona de comodidad porque los coches tienen configuraciones de baja carga aerodinámica, un desafío con suspense al mismo tiempo. El más pequeño error puede tener repercusiones”.

“Es frustrante abandonar en dos de las tres primeras carreras del año, especialmente porque hemos tenido un ritmo fuerte cada fin de semana. El coche va bien, estoy cómodo y, sin duda, hay potencial para sumar puntos en cada carrera. Tenemos que asegurarnos de tener fines de semana de regularidad. En Bakú puede ocurrir cualquier cosa, por lo que tenemos que estar en la mejor zona posible”.

@RenaultF1Team

Ricciardo también destaca la posibilidad de hacer grandes cosas en Azerbaiyán, donde el australiano ya consiguió ganar la carrera en 2017.

“Bakú es distinto a otros circuitos urbanos porque hay muchos puntos de adelantamiento. Ha sido un buen circuito para mí: he tenido éxitos, como la victoria de 2017, pero también algunos malos momentos como el año pasado”.

“Hay cosas en Bakú que otros circuitos podrían copiar en el futuro. La larga recta permite un gran rebufo y duras batallas. La frenada es todo un desafío. Estás constantemente en el límite y no hay lugar para errar. Cualquier pequeño fallo te lleva al muro y se acabó”.

“Fue bueno sumar puntos para el equipo en China. Planificamos bien el fin de semana, comenzando con unos buenos entrenamientos libres, seguidos de las mejoras hasta la clasificación. La carrera fue un desafío, pero lo hicimos posible y hay cosas positivas de ello. Sabemos que hay  mucho trabajo por delante”.

Cyril Abiteboul, director del equipo, hace hincapié en la necesidad de paliar los fallos en la fiabilidad para seguir siendo los líderes de la zona media.

“El GP de China fue como lo habíamos planeado: la competitividad de nuestros coches y pilotos hicieron posible que los dos llegaran a Q3. Daniel hizo una buena carrera, sin embargo tuvimos otro abandono, el cuarto del año, y tres de ellos por problemas de fiabilidad”.

“Debemos poner nuestro mayor esfuerzo en solucionar estos problemas que pueden arruinar nuestra temporada. De todas formas, trabajaremos para traer nuevas piezas en las próximas carreras. Bakú es impredecible, es una oportunidad para aprovechar los errores de los rivales si evitamos cometerlos nosotros”.

Nick Chester, director técnico de chasis, señalaba las zonas fuertes del monoplaza de cara a próximas citas.

“La mayoría de equipos correrán con un alerón trasero de baja carga en esta carrera. La novedad principal en el RS19 es el paquete de media carga con nuevos alerones, además de una pequeña actualización en la zona de los sidepods. El coche tiene ritmo para liderar la zona media y queremos mostrarlo en las próximas carreras”.

En Enstone quieren revertir la situación cuanto antes, y Bakú es un buen lugar para comenzar.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − cinco =