El sueño de una competencia Perfecta. Los nuevos motores de F1 serán la clave

El nuevo reglamento para la unidades de potencia del 2026 pretende crear una revolución dentro de la categoría, o al menos ese es el objetivo

@f1
0 329

Muchos directivos de la Fórmula 1 apenas pueden esperar que llegue el 2026, el primer y segundo objetivos de sus agendas están completos: Controlar los costos y hacer crecer el valor de F1.

El primero es algo que muchos no podían creer. Liberty Media logró que los grandes lobos de la categoría limitaran su principal arma, o sea el dinero. Por primera vez en la historia que los equipos de fórmula 1 pudieran ganar dinero solo por competir.

Y la segunda, quizá la más difícil, la de unir a todas las partes en compartir un mismo sueño. Una categoría dónde el equipo más débil pueda valer miles de millones de dólares. Dónde todos ganen valor y sean el punto de referencia obligado para que cualquier empresa que quiera ser parte de la élite internacional.

Lo anterior no es fácil. Ha sido uno de los logros más grandes de alta dirección de la última década, no solo en el deporte, sino en el mundo de los negocios. La F1 se transformó de un deporte de nicho a un espectáculo de talla internacional. La categoría tiene más o la misma audiencia que cualquier otro evento deportivo en el orbe.

El tercer proceso será clave para conseguir algo que es bastante más difícil, que haya más y más equipos que tengan la posibilidad de conseguir victorias y que cada año más de 5 pilotos tengan posibilidades reales de convertirse en campeones del mundo.

Dicho proceso es el de reducir las variables de desarrollo para que los monoplazas tengan un desempeño muy semejante y que la diferencia entre los 10 primeros sea de menos de .5 segundos por vuelta entre ellos.

Algo así se antoja increíble. Pero hace apenas unos años se nos antojaba imposible que los grandes equipos pudieran renunciar a ganar campeonatos en base a miles de millones de dólares.

Ya hay varios fabricantes que se encuentran comprometidos con el desarrollo de las nuevas plantas de poder del 2026. Evidentemente los actuales fabricantes Mercedes, Renault, Honda y Ferrari. A ellos se han sumado por el momento Audi y Porsche, aunque quedan muchas dudas sobre la naturaleza del proyecto de Stuttgart.

Hay rumores cada vez más fuertes de que Hyundai, el grupo automotriz coreano que está tomando el mundo por asalto, podría también hacer público su interés en participar en la F1.

Andretti trae de la mano a una marca que se había rehusado a participar en la categoría en toda su historia, GM. En fin, el futuro se antoja positivo para el máximo circo.

Sin embargo, Honda provee el mejor ejemplo de lo complicado que es para un fabricante, por mucha historia que tenga, de desarrollar un motor competitivo, y peor aún de conseguir victorias y campeonatos.

El fabricante japonés estuvo a punto de tirar la toalla en su etapa de colaboración con McLaren, el proyecto fue apenas rescatado por Red Bull y rindió frutos apenas en el 2021. El costo de aprendizaje para ganar carreras se mide en años y en toneladas de dinero.

Precisamente el Director técnico de la F1, el polémico Pat Symonds, retoma estas dificultades y señala en entrevistas con medios europeos que es precisamente esta dificultad la que el nuevo reglamento pretende erradicar:

“Nos propusimos un montón de objetivos de alto nivel para estas nuevas regulaciones, y uno de ellos es que haya un piso parejo para todos. Especialmente para los nuevos fabricantes.

El proceso de combustión dentro de un motor de F1 es un proceso muy, muy distinto al de un motor convencional. Es casi un motor diesel que funciona con gasolina. Es un proceso sumamente complejo”.

 

@RoyalAutomobile

Para hacer todo más complejo aún, los combustibles utilizados no pueden tener los niveles de octanaje de los años 90, que superaban los 140 octanos. El combustible debe ser prácticamente el mismo que cualquiera pudiera comprar en una estación premium.

Symonds explica entonces el espíritu de las nuevas reglas:

“Así que no es como si hubieras fabricado motores toda la vida y entonces puedas ponerte a desarrollar un motor de Fórmula 1. Es algo completamente diferente.

Así que lo que buscamos es establecer un piso parejo para todos, porque ya tenemos gente como Audi y Porsche, Cadillac y otros que no nombraré, que ya levantaron la mano y quieren participar. Esto es algo muy bueno.

Es algo sumamente bueno tener a estos nombres en el deporte”.

Se le preguntó su opinión sobre el tema del momento, la inclusión de nuevos equipos. Curiosamente el ex Renault es el primer alto directivo de la F1 que habla al respecto después del anuncio Andretti – Cadillac, su respuesta fue clara:

“No hay nada malo en querer más autos en la parrilla, siempre y cuando sean de calidad. Ciertamente no queremos regresar a los años de equipos tipo HRT o de esa clase.

Pero es que el deporte es increíblemente exitoso en este momento. Ya es de por sí excelente. Por eso, no es sorpresa que haya gente que quiera entrar, es porque hemos transformado a la categoría en los últimos 5 años de ser un centro de costos a convertirse en un centro de ganancias. Eso ya es mucho.

No, no me sorprende que quieran participar ahora”.

Y si, es correcto, para quien ha estado vinculado a la F1 por más de 30 años este cambio es algo radical, nada menos increíble. La Fórmula 1 ya ha renacido de sus cenizas y tiene un potencial ilimitado ante sí.

Esperemos que no vuelva a consumirse en la hoguera de los excesos nuevamente.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.