Se abre la puerta a nuevos equipos en la Fórmula 1, los actuales se oponen

En voz de su presidente, la Federación Internacional de Automovilismo ha expresado la voluntad del organismo para permitir el acceso a nuevos equipos a la máxima categoría

@MarioAndretti
0 324

Desde la salida del equipo Manor en 2016, la lista de equipos de F1 se ha mantenido en 10. Aquellos que conocieron a la categoría en los años 90, sin embargo, recordarán que hubo campeonatos en que más de 30 monoplazas se disputaban 26 puestos de arrancada.

En esos años incluso había una sesión extra muy temprano el día viernes, la infame preclasificación, dónde los equipos más pequeños de la parrilla se disputaban 4 lugares en la FP1.

La riqueza y colorido de esos años nunca podrá ser igualado. Esos eran los días en que las grandes fortunas se hacían pequeñas en cuestión de meses y la sola idea de poder participar en un Grand Prix era una odisea en sí misma.

Evidentemente esas pequeñas fortunas privadas que financiaron esos pequeños equipos legendarios se fueron evaporando. Osella, Minardi, Zakspeed, AGS, Larrousse, todos son nombres que resuenan en el inconsciente de la categoría.

@f1

La F1 dejó de ser una aventura y se convirtió en un espectáculo multimillonario que solo los grandes fabricantes automotrices podían financiar.

Sin embargo, quizá el principal acierto que los nuevos dueños de la Fórmula 1 han hecho, fue devolverle sensatez financiera a todo el asunto. Hace 10 años se hablaba que el costo de operar un equipo de punta sobrepasaba los 300 millones de dólares anuales, sin contar con las inversiones de desarrollo de tecnología.

El presupuesto de los últimos años ha sido reducido a menos de 145 M de USD. Varios jefes de equipo hablan ya de operaciones que en lugar de costar dinero, son auténticos negocios. Ganar dinero ¡Corriendo carreras!, es algo inaudito en la categoría.

No aventuro comentar que por primera vez en la historia de la Fórmula 1 existen grupos inversores que consideran a un equipo de F1 como una inversión de capital, más que un escaparate de mercado.

Coincidente con el inicio de año, quizá motivado por el optimismo financiero dentro del paddock, el presidente de la FIA, Mohamed Ben Sulayem ha expresado por medio de sus cuentas de redes sociales la voluntad de la federación por incorporar nuevos equipos a la parrilla.

En menos de tres líneas, el expiloto de rallies desató más reacciones en los medios que cualquier anuncio en los últimos 3 meses:

“He solicitado a mi equipo de la FIA que hagan público el proceso de Expresiones de Interés para que nuevos equipos se incorporen al Campeonato Mundial de F1”.

Este inicio oficial dejará claro el camino para que grupos como el de Andretti Racing puedan integrar una solicitud clara y objetiva con requisitos cuantificables.

El gran obstáculo en el camino es realmente la postura de los actuales equipos de la categoría. Varios han dejado muy claro que la perspectiva de ver diluidas sus ganancias de derechos de TV y regalías entre más participantes es un gran ‘No’ dentro de sus juntas de directores.

Específicamente, Toto Wolff, jefe de equipo en Mercedes subraya este detalle muy claramente:

“Si llega un equipo nuevo, ¿Cómo puedes asegurar que aportará más dinero que lo que nos costará? Porque un equipo adicional significa que todos los demás recibirán un 10% menos de ingresos”.

Quizá la respuesta es solo esa, traer más dinero a todos, esa fue la nada sutil sugerencia del jefe de equipo en Haas, Geunther Steiner. En relación a la cuota de dilución que cada equipo nuevo deberá aportar para compensar a todos.

Dicha aportación, tasada en $200 millones de USD, que sería repartida entre los 10 equipos existentes, se percibe como muy pequeña. Mucho en razón del gran crecimiento comercial de la categoría.

Steiner lo dijo con todas las palabras:

“El fondo se creó hace algunos años, cuando el valor de la Fórmula 1 era diferente. Por tanto, lo primero que se tiene que hacer es actualizar esa cifra al valor actual del mercado. Lo cual resultará en una cantidad mucho más alta”.

Así que todo puede verse reducido a dinero. Enormes cantidades de él, obviamente. Pero dinero al fin.

Todo esto es un asunto de negocios, no personal. Marco Andretti y los demás interesados harán bien en recordar eso.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.